lunes, 28 de abril de 2014

Video íntegro de la Canonización de los Beatos Juan XXIII y Juan Pablo II. Centro Televisivo Vaticano

El Centro Televisivo Vaticano a través de su canal oficial en YouTube ha puesto el video completo de la Misa de Canonización de los Beatos Juan XXIII y Juan Pablo II

martes, 22 de abril de 2014

Sor Cristina, la monja que impactó a la Tv Italiana

Sor Cristina Scuccia
Concursante de La Voz Italia

Algunos detalles sobre la historia de la concursante en The Voice 

EL COMERCIO/GDA
PERÚ

Sor Cristina Scuccia, una de las miembros más jóvenes de la Congregación Ursulina de la Sagrada Familia, se convirtió de la noche a la mañana en una estrella de Internet por su participación en el programa "La voz Italia".

Tras interpretar "No One", un cover de la estadounidense Alicia Keys, y "Girls Just Want To Have Fun" (de Cindy Lauper) en el mencionadoreality de talentos, los videos de la monja publicados en la red han batido récords de visitas, superando incluso a los del surcoreano PSY. ¿Cómo comenzó todo? 

Según explicó la web "Tempi", antes de recibir el llamado de Dios, Sor Cristina Scuccia estaba convencida de que quería ser cantante, por lo que, poco después de cumplir la mayoría de edad, probó suerte en algunos programas de talentos como "Amici" y "X Factor".

La joven Cristina no fue admitida en ninguno de ellos, pero continuó desarrollando su talento fuera de las pantallas de televisión. Así, en el año 2007, la madre de la futura monja le contó la historia de la conversión de Claudia Koll, una actriz italiana de filmes eróticos que dejó el mundo del espectáculo tras una experiencia religiosa. Esta mujer había fundado junto con las Ursulinas la Star Rose Academy, una academia artística cuyo principal proyecto ha sido un musical sobre la fundadora de la congregación.

El papel protagónico de dicho proyecto lo obtuvo Cristina Scuccia, que interiorizó de tal manera el papel que decidió hacerse monja.

En marzo de este año, Cristina, ya convertida en sor, audicionó con la venia de su congregación para "La voz Italia", sorprendiendo al jurado y al público, quienes la ovacionaron y la convirtieron, en cuestión de minutos, en una tendencia en las redes sociales.

Su audición llegó incluso a oídos de Alicia Keys, la intérprete del tema que escogió para su cásting, quien calificó, a través de su cuenta de Twitter, la voz de la monja como "hermosa" y "llena de energía".

Y aunque muchos podrían imaginar lo contrario, la vida de esta religiosa de apenas 25 años de edad no ha cambiado mucho a raíz del programa.

Según relató en una entrevista con la agencia italiana "ANSA", hoy en día comparte su tiempo entre el programa de talentos y el cuidado de los niños en una guardería y una residencia universitaria de las Hermanas Ursulinas en la ciudad de Milán.

Eso sí, hay algunos beneficios que han llegado con su repentina fama: (Ahora) continuamente recibo mensajes de agradecimiento de muchas personas que se han sentido acogidos por la iglesia. Para mí significa mucho entrar en los corazones de la gente".

miércoles, 2 de abril de 2014

Video Homenaje a Juan Pablo II. 9º Aniversario de su Fallecimiento

Hoy 2 de abril, se conmemora el 9º Aniversario del Fallecimiento de Juan Pablo II, lo recordamos en este video homenaje.



martes, 25 de febrero de 2014

Carta del Papa Francisco a las Familias


Queridas familias:

Me presento a la puerta de su casa para hablarles de un acontecimiento que, como ya saben, tendrá lugar el próximo mes de octubre en el Vaticano. Se trata de la Asamblea general extraordinaria del Sínodo de los Obispos, convocada para tratar el tema “Los retos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”. Pues la Iglesia hoy está llamada a anunciar el Evangelio afrontando también las nuevas emergencias pastorales relacionadas con la familia.

Este señalado encuentro es importante para todo el Pueblo de Dios, Obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de las Iglesias particulares del mundo entero, que participan activamente en su preparación con propuestas concretas y con la ayuda indispensable de la oración. El apoyo de la oración es necesario e importante especialmente de parte de ustedes, queridas familias. Esta Asamblea sinodal está dedicada de modo especial a ustedes, a su vocación y misión en la Iglesia y en la sociedad, a los problemas de los matrimonios, de la vida familiar, de la educación de los hijos, y a la tarea de las familias en la misión de la Iglesia. Por tanto, les pido que invoquen con insistencia al Espíritu Santo, para que ilumine a los Padres sinodales y los guíe en su grave responsabilidad. Como saben, a esta Asamblea sinodal extraordinaria seguirá un año después la Asamblea ordinaria, que tratará el mismo tema de la familia. Y, en ese contexto, en septiembre de 2015, tendrá lugar el Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia. Así pues, oremos todos juntos para que, mediante estas iniciativas, la Iglesia realice un auténtico camino de discernimiento y adopte los medios pastorales adecuados para ayudar a las familias a afrontar los retos actuales con la luz y la fuerza que vienen del Evangelio.

Les escribo esta carta el día en que se celebra la fiesta de la Presentación de Jesús en el templo. En el Evangelio de Lucas vemos que la Virgen y San José, según la Ley de Moisés, llevaron al Niño al templo para ofrecérselo al Señor, y dos ancianos, Simeón y Ana, impulsados por el Espíritu Santo, fueron a su encuentro y reconocieron en Jesús al Mesías (cf. Lc 2,22-38). Simeón lo tomó en brazos y dio gracias a Dios porque finalmente había “visto” la salvación; Ana, a pesar de su avanzada edad, cobró nuevas fuerzas y se puso a hablar a todos del Niño. Es una hermosa estampa: dos jóvenes padres y dos personas ancianas, reunidas por Jesús. ¡Realmente Jesús hace que generaciones diferentes se encuentren y se unan! Él es la fuente inagotable de ese amor que vence todo egoísmo, toda soledad, toda tristeza. En su camino familiar, ustedes comparten tantos momentos inolvidables: las comidas, el descanso, las tareas de la casa, la diversión, la oración, las excursiones y peregrinaciones, la solidaridad con los necesitados… Sin embargo, si falta el amor, falta la alegría, y el amor auténtico nos lo da Jesús: Él nos ofrece su Palabra, que ilumina nuestro camino; nos da el Pan de vida, que nos sostiene en las fatigas de cada día.

Queridas familias, su oración por el Sínodo de los Obispos será un precioso tesoro que enriquecerá a la Iglesia. Se lo agradezco, y les pido que recen también por mí, para que pueda servir al Pueblo de Dios en la verdad y en la caridad. Que la protección de la Bienaventurada Virgen María y de San José les acompañe siempre y les ayude a caminar unidos en el amor y en el servicio mutuo. Invoco de corazón sobre cada familia la bendición del Señor.


Vaticano, 2 de febrero de 2014
Fiesta de la Presentación del Señor

FRANCISCO

lunes, 24 de febrero de 2014

Radio Centro 1030AM en tu dispositivo



Ya puedes llevar contigo a donde vayas los contenidos de la mejor estación del Desarollo Humano: Radio Centro 1030.

En cualquiera de tus dispositivos te acompañaremos para brindarte los mejores consejos, ejercicios y recomendaciones que enriqueceran tus experiencias diarias para convertirlas en una mejor calidad de vida.







viernes, 21 de febrero de 2014

Conmovedor mensaje de padre con cáncer que se despide de su bebé antes de morir. Con información de ACIPRENSA

WASHINGTON D.C., 21 Feb. 14 / 04:01 pm (ACI/EWTN Noticias).- Nick Magnotti, de 27 años, que falleció víctima de un cáncer terminal el 14 de enero de 2014, dejó un mensaje para su pequeña de apenas siete meses, y grabó un video en el que le aseguró que se sentía “bendecido” por ella, a pesar de su enfermedad.

Antes de morir, Nick grabó para su esposa Alyss y su pequeña Austin, un video expresando cómo gracias a su paz con Dios pudo disfrutar cada día de su vida al máximo.

El padre aseguró estar feliz, porque antes de morir pudo compartir cada día con la pequeña Austin.

"Eres mi pequeña niña, Austin, te quiero tanto, tanto, nos vemos luego. Ella es mi pequeño manojo de alegría", expresó Nick en su video.



jueves, 20 de febrero de 2014

Sacerdote golpeado en manifestación pacífica en Venezuela

El sacerdote venezolano José Palmar fue golpeado por miembros de la Policía y agentes de la Guardia Nacional, al tratar de impedir que estos ataquen a un grupo de estudiantes que marchaban hacia la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Maracaibo.


Según reporta la prensa local, la agresión se produjo en la Plaza de la República. Tras ser golpeado, el sacerdote fue auxiliado por estudiantes y dirigentes de la marcha.


Debido a la gravedad de las lesiones y afectado por las bombas lacrimógenas, el P. Palmar tuvo que ser trasladado a una clínica para ser atendido.


Compartimos el twitter del usuario @angel0288 quien dio a conocer la agresión contra el Padre José Palmar.

Oremos por Ucrania

Oremos por este país que está siendo azotado por la violencia,
para que pronto se restablezca el dialogo entre sus habitantes.


martes, 18 de febrero de 2014

La Basílica de Guadalupe estrena su cuenta oficial en Twitter @INBGuadalupe

Se ha dado a conocer la cuenta oficial de Twitter de la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe.

Sigamos al Santuario Mariano más visitado del mundo

@INBGuadalupe


sábado, 15 de febrero de 2014

Video "Ten Fe" (Niños con Cáncer. Laura Cano ft. Wendolee

El díá de hoy 15 de Febrero es el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer Infantil.

Les dejamos este video con la canción "Ten Fe" de Laura Cano y Wendolee.

Las imágenes son diversos promocionales contra el Cáncer Infantil.

viernes, 14 de febrero de 2014

El Papa encuentra a diez mil parejas de novios en la Plaza de San Pedro

San Valentín
Ciudad del Vaticano, 14 febrero 2014 (VIS).-Diez mil parejas de novios de todo el mundo se han dado cita hoy, festividad de San Valentín, en la Plaza de San Pedro para confrontarse sobre la vocación al matrimonio bajo el lema “La alegría del sí para siempre” y encontrarse con el Papa Francisco. El acontecimiento, organizado por el Pontificio Consejo para la Familia, parte de la perspectiva de que uno no se casa cuando los problemas ya se han resuelto, sino para resolver los problemas juntos y apuesta por el “para siempre”, porque a pesar de que haga falta valor para conseguirlo, el “para siempre”, es un punto de vista que infunde esperanza en el futuro.

El acto ha comenzado a las 11 de la mañana con una serie de testimonios de las parejas, intercalados con lecturas y canciones dedicadas al amor en sus diversas manifestaciones y, a las doce y media el Santo Padre ha entrado en la Plaza para saludar a los novios y responder a tres preguntas planteadas por otras tantas parejas: El miedo al “para siempre”; Vivir juntos, el estilo de la vida matrimonial; y el tipo de celebración del matrimonio.

“Es importante preguntarnos si es posible amarse "para siempre" - ha afirmado el Papa- Hoy en día muchas personas tienen miedo de tomar decisiones definitivas , para toda la vida, porque parece imposible... y esta mentalidad lleva a muchos que se preparan para el matrimonio a decir: "Estamos juntos hasta que nos dure el amor”.... Pero, ¿qué entendemos por " amor "? ¿Sólo un sentimiento, una condición psicofísica? Ciertamente, si es así, no se puede construir encima nada sólido. Pero si el amor es una relación, entonces es una realidad que crece y también podemos decir, a modo de ejemplo, que se construye como una casa. Y la casa se edifica en compañía, ¡no solos!.. No querréis construirla sobre la arena de los sentimientos que van y vienen, sino sobre la roca del amor verdadero, el amor que viene de Dios...La familia nace de este proyecto de amor que quiere crecer como se construye una casa: que sea lugar de afecto, de ayuda, de esperanza...Así como el amor de Dios es estable y para siempre, queremos que el amor en que se asienta la familia también lo sea. No debemos dejarnos vencer por la " cultura de lo provisional". Así que el miedo del “para siempre” se cura día tras día, confiando en el Señor Jesús en una vida que se convierte en un viaje espiritual diario, hecho de pasos, de crecimiento común...Porque el “para siempre” no es solo cuestión de duración. Un matrimonio no se realiza sólo si dura, es importante su calidad. Estar juntos y saberse amar para siempre es el desafío de los esposos cristianos .. . En el Padrenuestro decimos " Danos hoy nuestro pan de cada día”. Los esposos pueden rezar así´: “Señor, danos hoy nuestro amor de todos los días.... enseñanos a querernos”.

Respondiendo a la segunda pregunta, Francisco ha subrayado que “la convivencia es un arte, un camino paciente, hermoso y fascinante... que tiene unas reglas que se pueden resumir en tres palabras: ¿Puedo? Gracias, Perdona. .. ““¿Puedo?” Es la petición amable de entrar en la vida de algún otro con respeto y atención... El verdadero amor no se impone con dureza y agresividad. .. San Francisco decía:... “La cortesía es la hermana de la caridad, que apaga el odio y mantiene el amor" ...Y hoy, en nuestras familias, en nuestro mundo, a menudo violento y arrogante, hace falta mucha cortesía”. "Gracias." La gratitud es un sentimiento importante...¿Sabemos dar las gracias?: En vuestra relación ahora y en vuestra futura vida matrimonial , es importante mantener viva la conciencia de que la otra persona es un don de Dios... y a los dones de Dios se dice “gracias”. No es una palabra amable para usar con los extraños, para ser educados . Hay que saber decirse gracias para caminar juntos” .“Perdona” ... En la vida cometemos muchos errores, nos equivocamos tantas veces. Todos. De ahí la necesidad de utilizar esta palabra tan sencilla " perdona”. En general, cada uno de nosotros está dispuesto a acusar al otro para justificarse. Es un instinto que está en el origen de tantos desastres. Aprendamos a reconocer nuestros errores y a pedir disculpas... También así crece una familia cristiana. Todos sabemos que no existe la familia perfecta, ni el marido o la mujer perfectos. ...Existimos nosotros, los pecadores. Jesús, que nos conoce bien, nos enseña un secreto: que un día no termine nunca sin pedir perdón...sin que la paz vuelva a casa. Si aprendemos a pedir perdón y perdonar a los demás, el matrimonio durará , saldrá adelante””.

Por último, el Santo Padre ha recordado que la celebración del matrimonio debe ser “una fiesta, pero una fiesta cristiana y no mundana” y poniendo como ejemplo el primer milagro de Jesús en las bodas de Caná, cuando transformó el agua en vino porque se había acabado ha dicho:.... “Lo que sucedió en Caná hace dos mil años, sucede en realidad en cada fiesta nupcial. Lo que hará pleno y profundamente verdadero vuestro matrimonio será la presencia del Señor que se revela y nos otorga su gracia. .. Al mismo tiempo, es bueno que vuestro matrimonio sea sobrio y destaque lo que es realmente importante. Algunos están muy preocupados por los signos externos : el banquete... los trajes..., . Estas cosas son importantes en una fiesta, pero sólo si indican el verdadero motivo de vuestra alegría: la bendición de Dios sobre vuestro amor. Haced que como el vino de Caná , los signos externos de vuestra ceremonia revelen la presencia del Señor y recuerden a vosotros y a todos los presentes el origen y la razón de vuestra alegría”.

San Valentín

San Valentín

El Martirologio Romano presenta dos santos con el nombre de Valentín: 

Uno es Obispo de Interamna y el otro sacerdote de Roma. Es posible que se trate del mismo santo que fuera llevado desde su ciudad a Roma para el martirio. Esto se sospecha porque, además de tener el mismo nombre, ambos fueron decapitados en la Vía Flaminia y tienen su fiesta el 14 de febrero. 

1- San Valentín de Terni. Nació en Interamna (hoy: Terni, unos 100km al norte de Roma), C. 175. Fue ordenado por San Felicio de Foligno. Consagrado obispo de Interamna por el papa Victor I c. 197.

Famoso por su evangelización, milagros y curaciones. Fue arrestado, torturado y decapitado por Placido Furius durante la persecución de Aurelius. Lo mataron de noche y en secreto para evitar la reacción del pueblo de Terni donde era muy amado. Lo enterraron en la Vía Flaminia, entre Roma y Terni. Su restos mortales están hoy en la Catedral de Terni.

2- San Valentín de Roma. Con San Mario y su familia socorría a los presos que iban a ser martirizados durante la persecución de Claudio el Godo. Fue aprehendido y enviado por el emperador al prefecto de Roma, quien al ver que todas sus promesas para hacerlo renunciar a su fe eran ineficaces, mandó que lo golpearan con mazas y después lo decapitaran. Esto ocurrió el 14, de febrero, por el año 269.

Parece que fue el Papa Julio I quien hizo construir una iglesia cerca de Ponte Mole en memoria del mártir, la cual por mucho tiempo dio el nombre a la puerta hoy llamada Porta del Popolo en Roma (Antes Porta Valentini). La mayor parte de sus reliquias están ahora en la iglesia de Santa Praxedes (cerca de la basílica de Sta. Maria la Mayor, Roma) .

Se encuentra mencionado su nombre entre los mártires ilustres en el sacramentario de San Gregorio, en el Misal Romano de Thomasio y en los martirologios.


Patrón de los enamorados

El amor de Dios reina en el corazón de todos los santos, pero hay uno que tiene la dicha de ser el patrón de los enamorados: San Valentín. Según dice una tradición, San Valentín arriesgaba su vida para casar cristianamente a las parejas durante el tiempo de persecución. Por fin entregó su vida en el martirio, que es la máxima manifestación del amor. El amor de este santo sacerdote por Jesucristo y por defender el Sacramento del Matrimonio nos inspira a elevar el amor humano a las alturas del amor divino para el cual fuimos creados. Los cristianos debemos aprovechar esta fiesta para recuperar el sentido cristiano del amor y del matrimonio a la luz de Cristo.


Como llegó San Valentín a ser el día de los enamorados

1- Para abolir la costumbre pagana de que los jóvenes sacaran por suerte nombres de jovencitas, en honor de la diosa del sexo y la fertilidad llamada Februata Juno, celebrada el 15 de este mes, algunos pastores substituyeron esta costumbre, escribiendo nombres de santos. Así con el tiempo la fiesta sería cristianizada y se celebraba en vez San Valentín. 

2- El 14 de febrero se envían postales los enamorados porque, según la creencia medieval procedente de Inglaterra y Francia, ese día, es decir, a mediados del segundo mes del año, "todas las aves escogen su pareja"

Aunque San Valentín sigue siendo reconocido como verdadero santo de la Iglesia, muy poco se sabe de seguro sobre su vida, fuera del hecho de su martirio. Es por eso que el calendario litúrgico celebra el 14 de Febrero a los Santos Cirilo y Metodio en vez de a San Valentín.

Feliz Día de San Valentín


Sigue en Directo el Encuentro del Papa Francisco con los Novios con motivo de San Valentín

Transmisión del Centro Televisivo Vaticano


jueves, 13 de febrero de 2014

¿Tienes un amante?: el video que presentarán al Papa Francisco

Con ocasión de la Fiesta de San Valentín, mañana viernes se reunirá el Papa Francisco con más de 20mil novios en un encuentro especial preparado por el Pontificio Consejo para la Familia.

Para este encuentro se ha preparado un video que será presentado, tanto al Papa Francisco como a los miles de parejas que estarán en la Plaza de San Pedro, el titulo es “Amantes”.

Este video nos deja una gran enseñanza: “El verdadero amor no está en la aventura. El verdadero amor está en el compromiso y en la fidelidad”. Además del video se ha presentado una página web donde se pueden encontrar algunos recursos más: www.soyamante.org

Les dejo el video “Amantes”


jueves, 6 de febrero de 2014

Mensaje del Santo Padre Francisco para la XXIX Jornada Mundial de la Juventud 2014

«Bienaventurados los pobres de espíritu, 
porque de ellos es el reino de los cielos» (Mt 5,3)


Queridos jóvenes:

Tengo grabado en mi memoria el extraordinario encuentro que vivimos en Río de Janeiro, en la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud. ¡Fue una gran fiesta de la fe y de la fraternidad! La buena gente brasileña nos acogió con los brazos abiertos, como la imagen de Cristo Redentor que desde lo alto del Corcovado domina el magnífico panorama de la playa de Copacabana. A orillas del mar, Jesús renovó su llamada a cada uno de nosotros para que nos convirtamos en sus discípulos misioneros, lo descubramos como el tesoro más precioso de nuestra vida y compartamos esta riqueza con los demás, los que están cerca y los que están lejos, hasta las extremas periferias geográficas y existenciales de nuestro tiempo.

La próxima etapa de la peregrinación intercontinental de los jóvenes será Cracovia, en 2016. Para marcar nuestro camino, quisiera reflexionar con vosotros en los próximos tres años sobre las Bienaventuranzas que leemos en el Evangelio de San Mateo (5,1-12). Este año comenzaremos meditando la primera de ellas: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mt 5,3); el año 2015: «Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios» (Mt 5,8); y por último, en el año 2016 el tema será: «Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia» (Mt 5,7).

1. La fuerza revolucionaria de las Bienaventuranzas

Siempre nos hace bien leer y meditar las Bienaventuranzas. Jesús las proclamó en su primera gran predicación, a orillas del lago de Galilea. Había un gentío tan grande, que subió a un monte para enseñar a sus discípulos; por eso, esa predicación se llama el “sermón de la montaña”. En la Biblia, el monte es el lugar donde Dios se revela, y Jesús, predicando desde el monte, se presenta como maestro divino, como un nuevo Moisés. Y ¿qué enseña? Jesús enseña el camino de la vida, el camino que Él mismo recorre, es más, que Él mismo es, y lo propone como camino para la verdadera felicidad. En toda su vida, desde el nacimiento en la gruta de Belén hasta la muerte en la cruz y la resurrección, Jesús encarnó las Bienaventuranzas. Todas las promesas del Reino de Dios se han cumplido en Él.

Al proclamar las Bienaventuranzas, Jesús nos invita a seguirle, a recorrer con Él el camino del amor, el único que lleva a la vida eterna. No es un camino fácil, pero el Señor nos asegura su gracia y nunca nos deja solos. Pobreza, aflicciones, humillaciones, lucha por la justicia, cansancios en la conversión cotidiana, dificultades para vivir la llamada a la santidad, persecuciones y otros muchos desafíos están presentes en nuestra vida. Pero, si abrimos la puerta a Jesús, si dejamos que Él esté en nuestra vida, si compartimos con Él las alegrías y los sufrimientos, experimentaremos una paz y una alegría que sólo Dios, amor infinito, puede dar.

Las Bienaventuranzas de Jesús son portadoras de una novedad revolucionaria, de un modelo de felicidad opuesto al que habitualmente nos comunican los medios de comunicación, la opinión dominante. Para la mentalidad mundana, es un escándalo que Dios haya venido para hacerse uno de nosotros, que haya muerto en una cruz. En la lógica de este mundo, los que Jesús proclama bienaventurados son considerados “perdedores”, débiles. En cambio, son exaltados el éxito a toda costa, el bienestar, la arrogancia del poder, la afirmación de sí mismo en perjuicio de los demás.

Queridos jóvenes, Jesús nos pide que respondamos a su propuesta de vida, que decidamos cuál es el camino que queremos recorrer para llegar a la verdadera alegría. Se trata de un gran desafío para la fe. Jesús no tuvo miedo de preguntar a sus discípulos si querían seguirle de verdad o si preferían irse por otros caminos (cf. Jn 6,67). Y Simón, llamado Pedro, tuvo el valor de contestar: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna» (Jn6,68). Si sabéis decir “sí” a Jesús, entonces vuestra vida joven se llenará de significado y será fecunda.

2. El valor de ser felices

Pero, ¿qué significa “bienaventurados” (en griego makarioi)? Bienaventurados quiere decir felices. Decidme: ¿Buscáis de verdad la felicidad? En una época en que tantas apariencias de felicidad nos atraen, corremos el riesgo de contentarnos con poco, de tener una idea de la vida “en pequeño”. ¡Aspirad, en cambio, a cosas grandes! ¡Ensanchad vuestros corazones! Como decía el beato Piergiorgio Frassati: «Vivir sin una fe, sin un patrimonio que defender, y sin sostener, en una lucha continua, la verdad, no es vivir, sino ir tirando. Jamás debemos ir tirando, sino vivir» (Carta a I. Bonini, 27 de febrero de 1925). En el día de la beatificación de Piergiorgio Frassati, el 20 de mayo de 1990, Juan Pablo II lo llamó «hombre de las Bienaventuranzas» (Homilía en la S. Misa: AAS 82 [1990], 1518).

Si de verdad dejáis emerger las aspiraciones más profundas de vuestro corazón, os daréis cuenta de que en vosotros hay un deseo inextinguible de felicidad, y esto os permitirá desenmascarar y rechazar tantas ofertas “a bajo precio” que encontráis a vuestro alrededor. Cuando buscamos el éxito, el placer, el poseer en modo egoísta y los convertimos en ídolos, podemos experimentar también momentos de embriaguez, un falso sentimiento de satisfacción, pero al final nos hacemos esclavos, nunca estamos satisfechos, y sentimos la necesidad de buscar cada vez más. Es muy triste ver a una juventud “harta”, pero débil.

San Juan, al escribir a los jóvenes, decía: «Sois fuertes y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al Maligno» (1 Jn 2,14). Los jóvenes que escogen a Jesús son fuertes, se alimentan de su Palabra y no se “atiborran” de otras cosas. Atreveos a ir contracorriente. Sed capaces de buscar la verdadera felicidad. Decid no a la cultura de lo provisional, de la superficialidad y del usar y tirar, que no os considera capaces de asumir responsabilidades y de afrontar los grandes desafíos de la vida.

3. Bienaventurados los pobres de espíritu…

La primera Bienaventuranza, tema de la próxima Jornada Mundial de la Juventud, declara felices a los pobres de espíritu, porque a ellos pertenece el Reino de los cielos. En un tiempo en el que tantas personas sufren a causa de la crisis económica, poner la pobreza al lado de la felicidad puede parecer algo fuera de lugar. ¿En qué sentido podemos hablar de la pobreza como una bendición?

En primer lugar, intentemos comprender lo que significa «pobres de espíritu». Cuando el Hijo de Dios se hizo hombre, eligió un camino de pobreza, de humillación. Como dice San Pablo en la Carta a los Filipenses: «Tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús. El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios; al contrario, se despojó de sí mismo tomando la condición de esclavo, hecho semejante a los hombres» (2,5-7). Jesús es Dios que se despoja de su gloria. Aquí vemos la elección de la pobreza por parte de Dios: siendo rico, se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (cf. 2 Cor 8,9). Es el misterio que contemplamos en el belén, viendo al Hijo de Dios en un pesebre, y después en una cruz, donde la humillación llega hasta el final.

El adjetivo griego ptochós (pobre) no sólo tiene un significado material, sino que quiere decir “mendigo”. Está ligado al concepto judío de anawim, los “pobres de Yahvé”, que evoca humildad, conciencia de los propios límites, de la propia condición existencial de pobreza. Los anawim se fían del Señor, saben que dependen de Él.

Jesús, como entendió perfectamente santa Teresa del Niño Jesús, en su Encarnación se presenta como un mendigo, un necesitado en busca de amor. El Catecismo de la Iglesia Católica habla del hombre como un «mendigo de Dios» (n.º 2559) y nos dice que la oración es el encuentro de la sed de Dios con nuestra sed (n.º 2560).

San Francisco de Asís comprendió muy bien el secreto de la Bienaventuranza de los pobres de espíritu. De hecho, cuando Jesús le habló en la persona del leproso y en el Crucifijo, reconoció la grandeza de Dios y su propia condición de humildad. En la oración, el Poverello pasaba horas preguntando al Señor: «¿Quién eres tú? ¿Quién soy yo?». Se despojó de una vida acomodada y despreocupada para desposarse con la “Señora Pobreza”, para imitar a Jesús y seguir el Evangelio al pie de la letra. Francisco vivió inseparablemente la imitación de Cristo pobre y el amor a los pobres, como las dos caras de una misma moneda.

Vosotros me podríais preguntar: ¿Cómo podemos hacer que esta pobreza de espíritu se transforme en un estilo de vida, que se refleje concretamente en nuestra existencia? Os contesto con tres puntos.

Ante todo, intentad ser libres en relación con las cosas. El Señor nos llama a un estilo de vida evangélico de sobriedad, a no dejarnos llevar por la cultura del consumo. Se trata de buscar lo esencial, de aprender a despojarse de tantas cosas superfluas que nos ahogan. Desprendámonos de la codicia del tener, del dinero idolatrado y después derrochado. Pongamos a Jesús en primer lugar. Él nos puede liberar de las idolatrías que nos convierten en esclavos. ¡Fiaros de Dios, queridos jóvenes! Él nos conoce, nos ama y jamás se olvida de nosotros. Así como cuida de los lirios del campo (cfr. Mt 6,28), no permitirá que nos falte nada. También para superar la crisis económica hay que estar dispuestos a cambiar de estilo de vida, a evitar tanto derroche. Igual que se necesita valor para ser felices, también es necesario el valor para ser sobrios.

En segundo lugar, para vivir esta Bienaventuranza necesitamos la conversión en relación a los pobres. Tenemos que preocuparnos de ellos, ser sensibles a sus necesidades espirituales y materiales. A vosotros, jóvenes, os encomiendo en modo particular la tarea de volver a poner en el centro de la cultura humana la solidaridad. Ante las viejas y nuevas formas de pobreza –el desempleo, la emigración, los diversos tipos de dependencias–, tenemos el deber de estar atentos y vigilantes, venciendo la tentación de la indiferencia. Pensemos también en los que no se sienten amados, que no tienen esperanza en el futuro, que renuncian a comprometerse en la vida porque están desanimados, desilusionados, acobardados. Tenemos que aprender a estar con los pobres. No nos llenemos la boca con hermosas palabras sobre los pobres. Acerquémonos a ellos, mirémosles a los ojos, escuchémosles. Los pobres son para nosotros una ocasión concreta de encontrar al mismo Cristo, de tocar su carne que sufre.

Pero los pobres –y este es el tercer punto– no sólo son personas a las que les podemos dar algo. También ellostienen algo que ofrecernos, que enseñarnos. ¡Tenemos tanto que aprender de la sabiduría de los pobres! Un santo del siglo XVIII, Benito José Labre, que dormía en las calles de Roma y vivía de las limosnas de la gente, se convirtió en consejero espiritual de muchas personas, entre las que figuraban nobles y prelados. En cierto sentido, los pobres son para nosotros como maestros. Nos enseñan que una persona no es valiosa por lo que posee, por lo que tiene en su cuenta en el banco. Un pobre, una persona que no tiene bienes materiales, mantiene siempre su dignidad. Los pobres pueden enseñarnos mucho, también sobre la humildad y la confianza en Dios. En la parábola del fariseo y el publicano (cf. Lc 18,9-14), Jesús presenta a este último como modelo porque es humilde y se considera pecador. También la viuda que echa dos pequeñas monedas en el tesoro del templo es un ejemplo de la generosidad de quien, aun teniendo poco o nada, da todo (cf. Lc 21,1-4).

4. … porque de ellos es el Reino de los cielos

El tema central en el Evangelio de Jesús es el Reino de Dios. Jesús es el Reino de Dios en persona, es el Enmanuel, Dios-con-nosotros. Es en el corazón del hombre donde el Reino, el señorío de Dios, se establece y crece. El Reino es al mismo tiempo don y promesa. Ya se nos ha dado en Jesús, pero aún debe cumplirse en plenitud. Por ello pedimos cada día al Padre: «Venga a nosotros tu reino».

Hay un profundo vínculo entre pobreza y evangelización, entre el tema de la pasada Jornada Mundial de la Juventud –«Id y haced discípulos a todos los pueblos» (Mt 28,19)– y el de este año: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mt 5,3). El Señor quiere una Iglesia pobre que evangelice a los pobres. Cuando Jesús envió a los Doce, les dijo: «No os procuréis en la faja oro, plata ni cobre; ni tampoco alforja para el camino; ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento» (Mt 10,9-10). La pobreza evangélica es una condición fundamental para que el Reino de Dios se difunda. Las alegrías más hermosas y espontáneas que he visto en el transcurso de mi vida son las de personas pobres, que tienen poco a que aferrarse. La evangelización, en nuestro tiempo, sólo será posible por medio del contagio de la alegría.

Como hemos visto, la Bienaventuranza de los pobres de espíritu orienta nuestra relación con Dios, con los bienes materiales y con los pobres. Ante el ejemplo y las palabras de Jesús, nos damos cuenta de cuánta necesidad tenemos de conversión, de hacer que la lógica del ser más prevalezca sobre la del tener más. Los santos son los que más nos pueden ayudar a entender el significado profundo de las Bienaventuranzas. La canonización de Juan Pablo II el segundo Domingo de Pascua es, en este sentido, un acontecimiento que llena nuestro corazón de alegría. Él será el gran patrono de las JMJ, de las que fue iniciador y promotor. En la comunión de los santos seguirá siendo para todos vosotros un padre y un amigo.

El próximo mes de abril es también el trigésimo aniversario de la entrega de la Cruz del Jubileo de la Redención a los jóvenes. Precisamente a partir de ese acto simbólico de Juan Pablo II comenzó la gran peregrinación juvenil que, desde entonces, continúa a través de los cinco continentes. Muchos recuerdan las palabras con las que el Papa, el Domingo de Pascua de 1984, acompañó su gesto: «Queridos jóvenes, al clausurar el Año Santo, os confío el signo de este Año Jubilar: ¡la Cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención».

Queridos jóvenes, el Magnificat, el cántico de María, pobre de espíritu, es también el canto de quien vive las Bienaventuranzas. La alegría del Evangelio brota de un corazón pobre, que sabe regocijarse y maravillarse por las obras de Dios, como el corazón de la Virgen, a quien todas las generaciones llaman “dichosa” (cf. Lc 1,48). Que Ella, la madre de los pobres y la estrella de la nueva evangelización, nos ayude a vivir el Evangelio, a encarnar las Bienaventuranzas en nuestra vida, a atrevernos a ser felices.

Vaticano, 21 de enero de 2014, Memoria de Santa Inés, Virgen y Mártir

FRANCISCO

martes, 4 de febrero de 2014

Diócesis vacante, en espera del nuevo Señor Obispo. Comunicado de la Diócesis de Orizaba


A todos los presbíteros, consagrados y laicos de la diócesis de Orizaba les saludo y deseo la bendición de Dios.

Como es del conocimiento general, una vez que Mons. Marcelino Hernández salió a tomar posesión de su nueva diócesis, el Colegio de Consultores me eligió Administrador diocesano durante el tiempo de la sede vacante. Me pongo, pues, a sus órdenes y me encomiendo a su oración.

Asimismo, les informo que se ha constituido una comisión integrada por los padres decanos para preparar la recepción e inicio del ministerio del Obispo que la Providencia nos envíe. Un aspecto, ciertamente no secundario, de esta preparación tiene que ver con la economía para afrontar los gastos que se generen; en este sentido les exhorto a colaborar junto la feligresía en las modalidades que pronto les haremos saber.

De igual modo invito a todos a rezar con fervor pidiendo a Dios un Obispo según el corazón de Cristo y las necesidades de esta Iglesia particular, ayudados con la oración que estamos difundiendo en las parroquias, y animando a aquellos fieles que además deseen y puedan ofrecer ayunos y sacrificios con esta intención.

Sin otro particular, e invocando para todos las bendiciones divinas, me reitero como su servidor en el Señor.

Orizaba, Ver., 29 de enero de 2014.


Pbro. José Francisco Aguilera Medrano

Administrador diocesano de Orizaba



Pbro. Alejandro Cruz Márquez

Secretario Canciller


ORACIÓN

Padre Misericordioso, que, como Pastor eterno, guías con protección constante a tu rebaño, concede a la Diócesis de Orizaba, por tu inmensa bondad, aquel Pastor que te agrade por la santidad de su vida y nos favorezca por su vigilante celo pastoral.

Te lo pedimos por intercesión de Santa María de Guadalupe y de San Miguel Arcángel.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2014.

Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (cfr. 2 Cor 8, 9)

Queridos hermanos y hermanas:

Con ocasión de la Cuaresma os propongo algunas reflexiones, a fin de que os sirvan para el camino personal y comunitario de conversión. Comienzo recordando las palabras de san Pablo: «Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza» (2 Cor 8, 9). El Apóstol se dirige a los cristianos de Corinto para alentarlos a ser generosos y ayudar a los fieles de Jerusalén que pasan necesidad. ¿Qué nos dicen, a los cristianos de hoy, estas palabras de san Pablo? ¿Qué nos dice hoy, a nosotros, la invitación a la pobreza, a una vida pobre en sentido evangélico?

La gracia de Cristo

Ante todo, nos dicen cuál es el estilo de Dios. Dios no se revela mediante el poder y la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza: «Siendo rico, se hizo pobre por vosotros…». Cristo, el Hijo eterno de Dios, igual al Padre en poder y gloria, se hizo pobre; descendió en medio de nosotros, se acercó a cada uno de nosotros; se desnudó, se “vació”, para ser en todo semejante a nosotros (cfr. Flp 2, 7; Heb 4, 15). ¡Qué gran misterio la encarnación de Dios! La razón de todo esto es el amor divino, un amor que es gracia, generosidad, deseo de proximidad, y que no duda en darse y sacrificarse por las criaturas a las que ama. La caridad, el amor es compartir en todo la suerte del amado. El amor nos hace semejantes, crea igualdad, derriba los muros y las distancias. Y Dios hizo esto con nosotros. Jesús, en efecto, «trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de nosotros, en todo semejante a nosotros excepto en el pecado» (Conc. Ecum. Vat. II, Const. past. Gaudium et spes, 22).

La finalidad de Jesús al hacerse pobre no es la pobreza en sí misma, sino —dice san Pablo— «...para enriqueceros con su pobreza». No se trata de un juego de palabras ni de una expresión para causar sensación. Al contrario, es una síntesis de la lógica de Dios, la lógica del amor, la lógica de la Encarnación y la Cruz. Dios no hizo caer sobre nosotros la salvación desde lo alto, como la limosna de quien da parte de lo que para él es superfluo con aparente piedad filantrópica. ¡El amor de Cristo no es esto! Cuando Jesús entra en las aguas del Jordán y se hace bautizar por Juan el Bautista, no lo hace porque necesita penitencia, conversión; lo hace para estar en medio de la gente, necesitada de perdón, entre nosotros, pecadores, y cargar con el peso de nuestros pecados. Este es el camino que ha elegido para consolarnos, salvarnos, liberarnos de nuestra miseria. Nos sorprende que el Apóstol diga que fuimos liberados no por medio de la riqueza de Cristo, sino por medio de su pobreza. Y, sin embargo, san Pablo conoce bien la «riqueza insondable de Cristo» (Ef 3, 8), «heredero de todo» (Heb 1, 2).

¿Qué es, pues, esta pobreza con la que Jesús nos libera y nos enriquece? Es precisamente su modo de amarnos, de estar cerca de nosotros, como el buen samaritano que se acerca a ese hombre que todos habían abandonado medio muerto al borde del camino (cfr. Lc 10, 25ss). Lo que nos da verdadera libertad, verdadera salvación y verdadera felicidad es su amor lleno de compasión, de ternura, que quiere compartir con nosotros. La pobreza de Cristo que nos enriquece consiste en el hecho que se hizo carne, cargó con nuestras debilidades y nuestros pecados, comunicándonos la misericordia infinita de Dios. La pobreza de Cristo es la mayor riqueza: la riqueza de Jesús es su confianza ilimitada en Dios Padre, es encomendarse a Él en todo momento, buscando siempre y solamente su voluntad y su gloria. Es rico como lo es un niño que se siente amado por sus padres y los ama, sin dudar ni un instante de su amor y su ternura. La riqueza de Jesús radica en el hecho de ser el Hijo, su relación única con el Padre es la prerrogativa soberana de este Mesías pobre. Cuando Jesús nos invita a tomar su “yugo llevadero”, nos invita a enriquecernos con esta “rica pobreza” y “pobre riqueza” suyas, a compartir con Él su espíritu filial y fraterno, a convertirnos en hijos en el Hijo, hermanos en el Hermano Primogénito (cfr Rom 8, 29).

Se ha dicho que la única verdadera tristeza es no ser santos (L. Bloy); podríamos decir también que hay una única verdadera miseria: no vivir como hijos de Dios y hermanos de Cristo.

Nuestro testimonio

Podríamos pensar que este “camino” de la pobreza fue el de Jesús, mientras que nosotros, que venimos después de Él, podemos salvar el mundo con los medios humanos adecuados. No es así. En toda época y en todo lugar, Dios sigue salvando a los hombres y salvando el mundo mediante la pobreza de Cristo, el cual se hace pobre en los Sacramentos, en la Palabra y en su Iglesia, que es un pueblo de pobres. La riqueza de Dios no puede pasar a través de nuestra riqueza, sino siempre y solamente a través de nuestra pobreza, personal y comunitaria, animada por el Espíritu de Cristo.

A imitación de nuestro Maestro, los cristianos estamos llamados a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a hacernos cargo de ellas y a realizar obras concretas a fin de aliviarlas. La miseria no coincide con la pobreza; la miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza. Podemos distinguir tres tipos de miseria: la miseria material, la miseria moral y la miseria espiritual. La miseria material es la que habitualmente llamamos pobreza y toca a cuantos viven en una condición que no es digna de la persona humana: privados de sus derechos fundamentales y de los bienes de primera necesidad como la comida, el agua, las condiciones higiénicas, el trabajo, la posibilidad de desarrollo y de crecimiento cultural. Frente a esta miseria la Iglesia ofrece su servicio, su diakonia, para responder a las necesidades y curar estas heridas que desfiguran el rostro de la humanidad. En los pobres y en los últimos vemos el rostro de Cristo; amando y ayudando a los pobres amamos y servimos a Cristo. Nuestros esfuerzos se orientan asimismo a encontrar el modo de que cesen en el mundo las violaciones de la dignidad humana, las discriminaciones y los abusos, que, en tantos casos, son el origen de la miseria. Cuando el poder, el lujo y el dinero se convierten en ídolos, se anteponen a la exigencia de una distribución justa de las riquezas. Por tanto, es necesario que las conciencias se conviertan a la justicia, a la igualdad, a la sobriedad y al compartir.

No es menos preocupante la miseria moral, que consiste en convertirse en esclavos del vicio y del pecado. ¡Cuántas familias viven angustiadas porque alguno de sus miembros —a menudo joven— tiene dependencia del alcohol, las drogas, el juego o la pornografía! ¡Cuántas personas han perdido el sentido de la vida, están privadas de perspectivas para el futuro y han perdido la esperanza! Y cuántas personas se ven obligadas a vivir esta miseria por condiciones sociales injustas, por falta de un trabajo, lo cual les priva de la dignidad que da llevar el pan a casa, por falta de igualdad respecto de los derechos a la educación y la salud. En estos casos la miseria moral bien podría llamarse casi suicidio incipiente. Esta forma de miseria, que también es causa de ruina económica, siempre va unida a la miseria espiritual, que nos golpea cuando nos alejamos de Dios y rechazamos su amor. Si consideramos que no necesitamos a Dios, que en Cristo nos tiende la mano, porque pensamos que nos bastamos a nosotros mismos, nos encaminamos por un camino de fracaso. Dios es el único que verdaderamente salva y libera.

El Evangelio es el verdadero antídoto contra la miseria espiritual: en cada ambiente el cristiano está llamado a llevar el anuncio liberador de que existe el perdón del mal cometido, que Dios es más grande que nuestro pecado y nos ama gratuitamente, siempre, y que estamos hechos para la comunión y para la vida eterna. ¡El Señor nos invita a anunciar con gozo este mensaje de misericordia y de esperanza! Es hermoso experimentar la alegría de extender esta buena nueva, de compartir el tesoro que se nos ha confiado, para consolar los corazones afligidos y dar esperanza a tantos hermanos y hermanas sumidos en el vacío. Se trata de seguir e imitar a Jesús, que fue en busca de los pobres y los pecadores como el pastor con la oveja perdida, y lo hizo lleno de amor. Unidos a Él, podemos abrir con valentía nuevos caminos de evangelización y promoción humana.

Queridos hermanos y hermanas, que este tiempo de Cuaresma encuentre a toda la Iglesia dispuesta y solícita a la hora de testimoniar a cuantos viven en la miseria material, moral y espiritual el mensaje evangélico, que se resume en el anuncio del amor del Padre misericordioso, listo para abrazar en Cristo a cada persona. Podremos hacerlo en la medida en que nos conformemos a Cristo, que se hizo pobre y nos enriqueció con su pobreza. La Cuaresma es un tiempo adecuado para despojarse; y nos hará bien preguntarnos de qué podemos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un despojo sin esta dimensión penitencial. Desconfío de la limosna que no cuesta y no duele.

Que el Espíritu Santo, gracias al cual «[somos] como pobres, pero que enriquecen a muchos; como necesitados, pero poseyéndolo todo» (2 Cor 6, 10), sostenga nuestros propósitos y fortalezca en nosotros la atención y la responsabilidad ante la miseria humana, para que seamos misericordiosos y agentes de misericordia. Con este deseo, aseguro mi oración por todos los creyentes. Que cada comunidad eclesial recorra provechosamente el camino cuaresmal. Os pido que recéis por mí. Que el Señor os bendiga y la Virgen os guarde.

Vaticano, 26 de diciembre de 2013

Fiesta de San Esteban, diácono y protomártir


FRANCISCO

© Copyright - Libreria Editrice Vaticana

4 de Febrero, Día Mundial del Cáncer


viernes, 31 de enero de 2014

MENSAJE DE LA CONFERENCIA DEL EPISCOPADO MEXICANO EN OCASIÓN DE LA FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR Y LA JORNADA DE LA VIDA CONSAGRADA


México, D.F., 31 de enero de 2014

Hermanas y hermanos:

El Evangelio narra que, cuarenta días después del nacimiento de Jesús, María y José, cumpliendo lo prescrito en la Ley dada a Moisés, van al Templo de Jerusalén para ofrecer al Niño a Dios y para que la Virgen Madre cumpla con el rito de purificación (cfr. Lc 2,22-40). Esto es lo que la Iglesia celebra el 2 de febrero en la fiesta de la Presentación del Señor, llamada también fiesta de la Candelaria.

Al ver a Jesús, dos personas piadosas, Simeón y Ana, iluminados por el Espíritu Santo, lo reconocen como el Mesías esperado. Agradecido con Dios, Simeón lo proclama “luz para iluminar a las naciones” (cfr. Lc 2, 32). “Nuestra vida –ha dicho el Papa Francisco– es un camino, iluminados por luces que nos permiten entrever el sendero, hasta encontrar la plenitud de la verdad y del amor, que nosotros cristianos reconocemos en Jesús, Luz del mundo” (Homilía en la Epifanía del Señor, 6 de enero de 2014). 

Jesús es la Luz que nos permite mirar la realidad; nos hace descubrir “cuánto ama Dios este mundo y cómo lo orienta hacía sí”, lo que nos lleva a “vivir con mayor intensidad el camino sobre la tierra” (Lumen Fidei, n. 17). Él disipa las tinieblas del pecado, la mentira, la injusticia, la corrupción, la violencia y la muerte. Él hace la vida plena; nos muestra el camino de un desarrollo integral del que nadie quede excluido y nos conduce a la eternidad.

Por eso, san Gregorio Niceno afirma: “después que Jesucristo destruyó el pecado y nos reconcilió con su Padre, se llevó a cabo la traslación de los santos a la región de la paz” (Catena Aurea, 9229). Él nos da esa “sagacidad espiritual” que, como explica el Santo Padre, nos permite reconocer los peligros y evitarlos, “y defendernos de la oscuridad que pretende cubrir nuestra vida” (Homilía en la Epifanía del Señor, 6 de enero de 2014).

“Quien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida –comenta–, ¿cómo puede contener el deseo de comunicarlo a otros?” (Evangelii Gaidium, 9). Por eso, Simeón y Ana hablan a todos de Jesús. Como ellos, muchos lo hacen. Entre ellos los que han sido llamados a la vida consagrada, cuya Jornada celebramos en la fiesta de la Presentación del Señor.

La Conferencia del Episcopado Mexicano, agradeciendo a Dios el gran don de la vida consagrada, felicita a todos los que han abrazado este estado de vida. Y reconociendo con gratitud su testimonio y su entrega invaluable al servicio de la Iglesia y del mundo, pide al Señor que, por intercesión de Santa María de Guadalupe, les bendiga y les haga crecer en todo, “hasta alcanzar la plenitud de Cristo” (Ef 4,13).

Al tiempo de invitar a todos a valorar este gran regalo, imploramos a Dios que sean muchos los llamados a seguir a Jesús, pobre, casto y obediente, dando así testimonio de que Él es el Salvador, “la luz que alumbra a las naciones”, capaz de responder a las más profundas aspiraciones del corazón humano.

Por los Obispos de México

+José Francisco Cardenal Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara
Presidente de la CEM 

 +Eugenio Lira Rugarcía
 Obispo Auxiliar de Puebla
 Secretario General de la CEM

martes, 28 de enero de 2014

El Papa Francisco, el primer Papa en ser portada en la revista Rolling Stone. Con información de varias agencias.

Portada de la revista Rolling Stone.
Febrero de 2014
El papa Francisco es la nueva portada de la edición más reciente de la revista Rolling Stone en su versión estadounidense.

"The Times They Are A-Changin'" es el tema de Bob Dylan con el que la revista decidió titular un extenso reportaje sobre el papa Francisco.

Es el primer papa en la historia en aparecer en la portada de la revista Rolling Stone.

“El papa Francisco está haciendo un quiebre notable de la tradición del Vaticano enfrentando los temas políticos y teniendo una actitud más inclusiva hacia los derechos humanos…” al inicio de su reportaje Mark Binelli.

La portada con la foto de Francisco se hizo pública hoy en el sitio de la revista, pero la edición impresa estará disponible hasta el próximo 13 de febrero.

Esta es la primera vez que la imagen del Papa Francisco es acompañada de una canción de rock en las miles de portadas que se han publicado desde que fue elegido como Vicario de Cristo.

domingo, 26 de enero de 2014

Condolencias a la Orden del Santísimo Redentor y Santa Brígida (Brigidinas). Comunidad de Puebla.


Semblanza de José Emilio Pacheco

Nació el 30 de Junio de 1939 en la Ciudad de México.

Poeta, narrador, ensayista y traductor mexicano, cuya cultura literaria y sensibilidad poética lo convirtieron en uno de los miembros más destacados de la llamada Generación del Medio Siglo.

Estudió derecho y letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y allí comenzó a colaborar con la revista Medio Siglo. Más tarde formó parte de la dirección del suplemento Ramas Nuevas de la revista Estaciones, junto a otro reconocido autor mexicano, Carlos Monsiváis, y de la redacción de la Revista de la UNAM. Fue asimismo jefe de redacción del suplemento México en la Cultura, en colaboración con Fernando Benítez.

Profesor en varias universidades de México, Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, se dedicó también a la investigación en el Departamento de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); como resultado de esta labor de investigación y reconstrucción de la vida cultural mexicana de los siglos XIX y XX, publicó numerosas ediciones y antologías. Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, alemán y ruso.

La poesía de Pacheco se caracteriza por una depuración extrema. Sus versos carecen de ornamentos inútiles y están escritos con un lenguaje cotidiano que los hace engañosamente sencillos. La conciencia de lo efímero es uno de sus temas centrales, pero su poesía es a menudo irónica, llena de notas de humor negro y parodia, y muestra una continua experimentación en el plano formal. Para Pacheco, el poeta es el crítico de su tiempo y un metafísico preocupado por el sentido de la historia. Cree en el carácter popular de la escritura, que carece de autor específico y pertenece a todos.

Su producción poética alterna así lo trascendente y lo inmediato, siempre con un estilo muy personal. Ello se aprecia en Los elementos de la noche (1963), El reposo del fuego (1966), No me preguntes cómo pasa el tiempo (1964) y Los trabajos del mar (1983). Respecto a sus traducciones, que incluyen poemas de diversas lenguas, el autor prefirió llamarlas "aproximaciones", por estar convencido de la intraducibilidad del género.

En el terreno de la narrativa corta, escribió libros como El principio del placer (1972), donde demostró su dominio del relato breve e hiperbreve. Sus dos novelas son ejemplo de sabiduría narrativa: la primera, Morirás lejos (1967), es un audaz experimento que juega con diversos planos narrativos; la segunda, Las batallas en el desierto (1981), es una evocadora y agridulce historia de amor imposible, llena de nostalgia.

En el cine se le recordará por haber participado en los guiones (librotes) de las películas El castillo de la pureza (1972), Los cachorros (1973), El lugar sin límites (1977), El santo oficio (1973).

Sus artículos y ensayos son numerosos y casi todos versan sobre literatura, aunque también abordan asuntos políticos y sociales. Entre los galardones que han distinguido su obra se cuentan los premios Magda Donato (1967), Xavier Villaurrutia (1973), Nacional de Lingüística y Literatura de México (1992), Octavio Paz (2003), Pablo Neruda (2004), García Lorca (2005), Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y Cervantes (recibidos ambos en 2009).

Fallece el Maestro José Emilio Pacheco. Oremos por su eterno descanso.

En Hombre Nuevo y Fenómenos del Espíritu
lamentamos el fallecimiento del Maestro
José Emilio Pacheco.
Oramos por su eterno descanso.

jueves, 23 de enero de 2014

Un empleado del Registro Civil Argentino le cambió el nombre al Papa Francisco

Sucedió en una dependencia del Registro Civil de San Juan, un empleado le agregó “Papa” a Jorge Bergoglio.

Papa Francisco
Hoy se dio una situación insólita cuando un empleado de una dependencia del Registro Civil de Argentina ingresó en la base de datos nacionales y le agrego a Jorge Bergoglio la palabra Papa.

Laura Romarión, directora del organismo, anunció que ya se le inició al trabajador un sumario administrativo.

El cambio de identidad fue advertido por autoridades nacionales y se dio inicio a una investigación que culminó en San Juan cuando se descubrió al empleado que hizo el cambio.

miércoles, 22 de enero de 2014

SOLUCIÓN INTEGRAL E INCLUYENTE AL DRAMA DE LA VIOLENCIA. Mensaje de los Obispos de México.


Hoy, 21 de enero de 2014, en la Sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano, ha tenido lugar la VII Reunión del Consejo Permanente, integrado por el Consejo de Presidencia y los Obispos que representan a las 18 provincias eclesiásticas de la República Mexicana: Acapulco, Baja California, Bajío, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guadalajara, Hermosillo, Hidalgo, México, Monterrey, Morelia, Oaxaca, Puebla, San Luís Potosí, Tlalnepantla, Xalapa y Yucatán.

Luego de encomendarnos a Dios mediante el rezo de la Hora de Tercia, hemos reflexionado acerca de los retos y oportunidades que enfrentamos los mexicanos, tratando de encontrar la forma específica en que la Iglesia católica puede contribuir al desarrollo integral de las personas y al auténtico progreso de nuestra patria.

Hemos hecho nuestro el dolor que experimentan quienes son víctimas de la violencia, en distintas zonas de nuestro país, particularmente en Michoacán. También hemos reconocido la cercanía y solidaridad de los obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de aquella región con quienes sufren, así como los grandes y valientes esfuerzos que están haciendo para contribuir a la pacificación del lugar. 

Los Obispos de México hacemos nuestro lo expresado por Mons. Miguel Patiño Velázquez, Obispo de Apatzingán, quien en su Carta Pastoral del pasado 15 de enero, con honestidad y valentía, ha señalando que “la gente espera una acción más eficaz del Estado en contra de los que están provocando este caos”, y ha pedido “a los políticos, al gobierno y al Secretario de Gobernación” que “den a los pueblos de nuestra región signos claros de que en realidad quieren parar a la máquina que asesina”.

Urgimos a las autoridades a un trabajo coordinado que resuelva de manera integral e incluyente el drama de la violencia que aqueja a tantas personas y familias, a fin de que los ciudadanos puedan vivir en paz, como es su derecho.

Por nuestra parte, reiteramos el compromiso y la disposición de la Iglesia católica a seguir colaborando en la atención pastoral de las víctimas de la violencia y en la reconstrucción del tejido social, favoreciendo una cultura del respeto al estado de derecho y de la paz.

Pedimos a Dios nuestro Señor que por intercesión de Santa María de Guadalupe bendiga a todos.

+José Francisco, Cardenal Robles Ortega 
Arzobispo de Guadalajara
Presidente de la CEM


 +Eugenio Lira Rugarcía
 Obispo Auxiliar de Puebla
 Secretario General de la CEM

Los Obispos representantes de las provincias eclesiásticas de:

Acapulco, Baja California, Bajío, Chiapas, Chihuahua,
Durango, Guadalajara, Hermosillo, Hidalgo, México,
Monterrey, Morelia, Oaxaca, Puebla, San Luís Potosí,
Tlalnepantla, Xalapa, Yucatán

martes, 21 de enero de 2014

domingo, 19 de enero de 2014

Fallece obispo más anciano de México, Mons. José de Jesús García Ayala, Obispo Emérito de Campeche.

Mons. José de Jesús García Ayala, fue el noveno obispo de Campeche, quien gobernó pastoralmente la Diócesis desde el año de 1967, a la muerte de Mons. Alberto Mendoza y Bedolla, hasta el año de 1982, en que el Papa Juan Pablo II le aceptó su renuncia por motivos de salud

Fue considerado el obispo más anciano de México y de América Latina y el sexto más longevo del mundo. Sólo cinco de los 5,121 obispos católicos del mundo , son mayores que él.

Don José de Jesús García Ayala nació el 30 de mayo de 1910 (aunque registrado como si hubiese nacido el 7 de junio) en un ranchito llamado El Guayabo, en el municipio de Ayotlán, frente al río Lerma; cinco kilómetros antes de La Ribera de Guadalupe, que en esos años no existía, pues el poblado surgiría hacia 1919, cuando el hacendado del lugar comenzó a vender lotes y se construyó la capilla.

Su padre, Luis García Chávez, era de La Concepción, y su madre, Matilde Ayala, de Yurécuaro. Tuvo seis hermanos: José, Luis, Francisco, Francisca, María Trinidad y María Guadalupe; ésta última dedicó su vida a atender al hermano sacerdote y luego también al hermano Obispo en Campeche.

Ingresó al Seminario de Zamora el 1º de enero de 1923. 14 años más tarde, el 9 de Mayo de 1937, fue ordenado sacerdote en Zamora, celebrando su primera Misa solemne el 19 de Mayo siguiente en Tingambato, su primer destino. Estuvo en Paracho, donde construyó el templo, y en Los Reyes; fue, además, director espiritual en el seminario de Zamora.

Después de 26 años de fecundo ministerio sacerdotal, el Papa Pablo VI lo nombró Obispo Auxiliar y Administrador Apostólico de la Diócesis de Campeche, siendo consagrado el 2 de agosto de 1963, por lo que se ajusta el 47º aniversario de su consagración episcopal; ningún obispo mexicano tiene más de esos años en el episcopado.

Al morir Mons. Alberto Mendoza y Bedolla, VIII Obispo de Campeche (26 de noviembre de 1939 – 28 de febrero de 1967), don Jesús García Ayala fue nombrado IX obispo de la Diócesis de Campeche, el 27 de abril de 1967, tomando posesión de la Diócesis el 10 de mayo del mismo año.

Tocó a Mons. Jesús García Ayala la difícil tarea que significó el Concilio Vaticano II en su etapa de transición, que, en algunos lugares, implicó un rompimiento entre los católicos; por lo cual, es de suponerse que la labor apostólica de esta etapa fue muy áspera. En medio de las vicisitudes propias del momento, correspondió a Mons. García Ayala sentar las bases de una Iglesia diocesana de rostro nuevo y de nuevo corazón. Una joven y núbil Iglesia de Campeche que, a decir de algunos, nació simultáneamente con los cambios conciliares, por lo cual éstos últimos encontraron en aquélla un terreno propicio.

«La Iglesia comenzó a nacer de sus rescoldos en el alma de los campechanos atraídos y convocados por los nuevos movimientos apostólicos». Pronto se empezó a provocar en la diócesis esa «renovación de pensamiento, actividad, costumbres y fuerza moral, y alegría y esperanza que fue la esencia misma del Concilio». La Palabra de Dios comenzó a conocerse y difundirse, tal como lo pedía la Constitución Dei Verbum, entre un pueblo que tenía verdadera hambre y sed de Dios.

Durante el fecundo ministerio episcopal de Don Jesús García Ayala se estimuló la participación en la misión de la Iglesia en todos los niveles: niños, adolescentes, jóvenes, adultos hombres y mujeres, ya que una de sus intenciones era dejar atrás los tiempos en que únicamente las mujeres iban a la Iglesia y aquellos otros tiempos en lo que un amplio sector de los fieles católicos campechanos carecían de atención espiritual.

Es preciso reconocer que algunas decisiones, logradas después de mucha polémica e inconformidad, tanto del clero como de los fieles, marcaron el arranque de un caminar con paso más seguro: Las pláticas pre-matrimoniales y pre-bautismales, la supresión de las Primeras Comuniones individuales, la creación del fondo común sacerdotal, etc. Gracias al empuje decidido de Mons. Jesús García Ayala, clero y fieles se volvieron más realistas, más evangelizadores, más generosos.

En el año de 1975 reabrió el Seminario Menor a nivel secundaria. En un primer momento, los 16 alumnos se hospedaron en el edificio contiguo a la Catedral de Campeche. El cuadro de formadores era el siguiente: P. José Manuel Casanova Medina (Rector), P. Sergio Hernández Méndez (Director Espiritual), P. Próspero Huchín Sánchez (Promotor Vocacional). Estos 16 alumnos con los que se inició este Seminario Menor asistían a clases al Instituto Mendoza, atendido por los Hermanos Maristas; de esos 16 alumnos, únicamente se ordenaron el P. Jaime Martínez Corona, hoy párroco de Ntra. Sra. de Fátima, en ciudad del Carmen, Cam., y el P. Enrique Jiménez Rivero, hoy párroco del Sagrado Corazón de Jesús en la Colonia Tomás Aznar de esta ciudad de san Francisco de Campeche.

En el año de 1981, 19 años después de llegar a la Diócesis de Campeche, y contando con 72 años de edad, Mons. José de Jesús García Ayala, por motivos de salud, presenta su renuncia como Obispo de Campeche, la cual le fue aceptada por el Papa Juan Pablo II el 9 de Febrero de 1982, nombrando a Mons. Héctor González Martínez, como X Obispo de Campeche, quien tomó posesión de la Diócesis el 24 de marzo de 1982.

jueves, 16 de enero de 2014

Robo Sacrílego en nuestra Ciudad de Oaxaca. Texto de Mons. José Luis Chávez Botello Arzobispo de Antequera-Oaxaca


Enero 12 de 2014.

Con gran dolor y tristeza nos enteramos anoche del robo sacrílego perpetrado el día de ayer en el templo de San José en nuestra ciudad de Oaxaca; era el primer día del Jubileo Circular de las Cuarenta Horas.

Eran las 2.45 de la tarde cuando un hombre aproximadamente de 50 años de edad entró al templo, se dirigió al altar mayor, tomó la custodia en la que estaba expuesto el Santísimo Sacramento y la metió en una bolsa negra; una mujer de inmediato le llamó la atención pero el hombre sacó una pistola revólver y apuntándole le dijo: "cállate y quédate quieta, no vengo solo"; se dirigió rápidamente hacia la puerta principal del templo sin dejar de apuntar con la pistola a la mujer y se fue.

De inmediato se dio aviso al Apoderado Legal y éste a las autoridades correspondientes, se inició la denuncia y las investigaciones con el apoyo de las diferentes corporaciones policiacas y la revisión de cámaras instaladas en las diferentes partes de la ciudad. Se hizo la averiguación previa y se cuenta con el retrato hablado de la persona.

Para los católicos no se trata solo de un robo entre tantos, se trata de un grave sacrilegio por tratarse de lo más grande para nosotros: la presencia viva de Jesucristo Sacramentado en la Hostia Consagrada. Ante este hecho reprochable que nos ofende gravemente no podemos quedar indiferentes, por esto mi exhortación urgente a todos los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos: 

1- Preparar y organizar bien una Hora Santa de desagravio, como momento fuerte de oración, en todas las capillas y templos de nuestra Diócesis en un día de la semana; en los templos y capillas de nuestra ciudad de Oaxaca promuévase este acto de desagravio ante Jesús Sacramentado durante todos los días de la semana a partir de mañana lunes, de preferencia inmediatamente antes o después de la celebración de la Eucaristía por la tarde; yo mismo participaré en esa Hora y presidiré la Eucaristía el martes y viernes en el templo de San José. Pido a los diferentes Movimientos y Asociaciones animar en sus templos y con su párroco este acto; a las casas religiosas y monasterios unirse desde sus comunidades a esta intención. Reflexionemos todos como Iglesia y pidamos perdón al Señor.

2- En los Jubileos y templos donde se tiene adoración perpetua o la exposición de Jesús Sacramentado por varias horas, organícese siempre la adoración asegurando que, en las horas menos visitadas, al menos seis personas acompañen al Señor para no exponernos a este tipo de atropellos.

3- Tomar precauciones y mejorar la vigilancia de nuestros templos implementando las medidas pertinentes incluyendo vasos y objetos sagrados, imágenes y alcancías para evitar sean sustraídas. Son patrimonio de la comunidad cristiana, a través de ellos nuestros abuelos nos transmitieron y fortalecieron la fe; muchos son también patrimonio artístico; seamos buenos custodios para pasarlos a la siguiente generación.

4- Tener siempre a la mano los números de teléfono del Apoderado Legal, Procuraduría de Justicia, Secretaría de Seguridad Pública y Policía Municipal.

5- Organizar una red estable de aviso y apoyo para casos de emergencia como este apoyándose en los Medios de Comunicación y en las redes sociales.

6- Difundir la información en los tableros de los templos, el retrato hablado de esta persona para que pronto se haga posible su ubicación y recuperar principalmente la Hostia Consagrada y la custodia.

Participemos de manera activa para erradicar toda clase de delitos en nuestras comunidades. Mi llamado a quien cometió este grave delito, si familiares o vecinos llegan a identificarlo es importante exhortarle a que entregue la Hostia Consagrada y la custodia a través de otra persona u otro medio; en todo caso dar aviso a las autoridades. Cambiemos de actitud, limpiemos nuestra sociedad y protejamos la vida, nuestros valores y lo más sagrado que tenemos.

Que María Santísima, que sufrió los agravios y atropellos a su Hijo, nos acompañe y proteja en este camino de fe.

Con mi saludo y bendición para todos.

CARTA PASTORAL del Obispo Miguel Patiño Velázquez, al pueblo de Dios que peregrina en la diócesis de Apatzingán y demás personas de buena voluntad

Para bajar el documento original en formato PDF, da clic en la imagen

“Aunque camine por valle de tinieblas,
ningún mal temeré, porque Tú vas conmigo;
tu vara y tu cayado me dan seguridad” (Salmo 23,4). 

Estimados hermanos y hermanas:

Los hechos recientes, de este nuevo año 2014, han llenado de indignación a nuestro pueblo al cerciorarse de que ni los políticos ni el gobierno dan muestras de querer solucionar el problema de Tierra Caliente. En lugar de buscar a los criminales que dañan a la comunidad, el ejército mexicano, por órdenes superiores, fue a desarmar a las autodefensas de Nueva Italia y Antúnez agrediendo a la gente indefensa con el resultado de tres hombres muertos. La situación se les salió de control y al verse rodeados por la población comenzaron a disparar, primero al aire y después a las personas.

Las palabras distan mucho de los hechos. Apatzingán está desde el viernes pasado hundida en el miedo y la zozobra. La quema de carros, negocios y hasta la presidencia municipal por parte del crimen organizado, que actuaron impunemente, mientras dos batallones de soldados estaban acuartelados. En la autopista Apatzingán – Nueva Italia, los enviados del crimen organizado quemaron autobuses, tráileres y camiones de carga sin que los federales ni los militares lo impidieran 

El crimen organizado sigue obligando a la gente a asistir a sus manifestaciones, sus líderes están plenamente identificados y no hay autoridad que los pare.

Como resultado del Acuerdo para el apoyo de la Federación a la seguridad de Michoacán, firmado el pasado lunes, el día de ayer llegaron a Apatzingán cientos de militares y federales con todo un despliegue de fuerzas para integrar la policía militar. Hoy, en su presencia, el crimen organizado quemó una farmacia en pleno centro de la ciudad, alrededor de las 7:30 de la mañana. 

El pueblo está exigiendo al gobierno que primero agarren y desarmen al crimen organizado. El ejército y el gobierno han caído en el descrédito porque en lugar de perseguir a los criminales han agredido a las personas que se defienden de ellos. ¿No han comprendido que nos encontramos en un “Estado de necesidad”?

Dietrich Bonhoeffer, líder religioso alemán que murió durante el Nazismo, escribía a su novia desde la prisión diciéndole: “Se precisa un concilio de todas las Iglesias… ¿Para qué? Nosotros somos conscientes de que alguien debe consolar a las víctimas, pero también alguien debe frenar a la máquina que asesina” (Cartas de amor desde la prisión).

Les pedimos a los políticos, al gobierno y al Secretario de Gobernación que den a los pueblos de nuestra región signos claros de que en realidad quieren parar a la “máquina que asesina”. La gente espera una acción más eficaz del Estado en contra de los que están provocando este caos.

Deseamos que la venida del Sr. Gobernador Fausto Vallejo Figueroa a esta ciudad de Apatzingán manifieste que sí hay voluntad política de buscar la paz anhelada.

Al pueblo de Dios que peregrina en nuestra diócesis los exhortamos a no perder la esperanza, Dios está con nosotros y no nos deja solos en los momentos de peligro. Sigamos orando más fervientemente por la paz, con la confianza de que María, Reina de la Paz intercede por nosotros.

Con mi profundo cariño y oraciones por el pueblo de Dios que camina en Tierra Caliente, tan castigado por el flagelo de la violencia absurda y fratricida.

“¡La bondad y el amor me escoltan todos los días de mi vida!
Y habitaré en la casa del Señor a lo largo de mis días” (Salmo 23,6).

+Miguel Patiño Velázquez, msf.
Obispo de Apatzingán.

Apatzingán, Mich., 15 de Enero de 2014