lunes, 31 de agosto de 2009

Iglesia Católica tiene que ser escuchada por todas las naciones, dice Tony Blair



El ex Primer Ministro de Inglaterra, Tony Blair, quien se convirtiera a la fe católica hace un par de años, señaló que "la voz de la Iglesia" tiene que ser escuchada por lo que debe "hablar de forma clara y abierta" para que la oiga "la comunidad de las naciones", en su participación en el Encuentro de Rimini, Italia, que promueve el movimiento Comunión y Liberación.

En su discurso, el político británico resaltó también que "la fe y la razón son aliadas, no opuestas", por lo que "la Iglesia puede ser la voz espiritual que convierte la globalización en un instrumento y no en un patrón".

Tras alabar la incansable labor de ayuda social de la Iglesia, entre otras áreas, Blair señaló que "hoy no existe sólo un espacio sino un ámbito creciente para las organizaciones de la sociedad civil en el desarrollo de labores que ni el Estado, ni el mercado pueden hacer".

Tony Blair también explicó que su conversión se la debe, en buena parte, a su esposa Cherie. "Con ella empecé a ir a misa. Nos gustaba ir juntos, a veces a una iglesia anglicana y otras en un católica. ¿Adivinad a cuál íbamos más?. A medida que pasaba el tiempo sentía que la Iglesia Católica era mi casa y no sólo por su magisterio y su doctrina, sino por su naturaleza universal", indicó.

En 2006 y 2007, Tony Blair y su esposa, quienes mantienen posturas contrarias a la Iglesia en cuanto al aborto y las uniones homosexuales, visitaron al Papa Benedicto XVI, como parte del proceso de conversión llevó al político a abandonar a los anglicanos.

domingo, 30 de agosto de 2009

De matrimonios santos florecen y maduran las vocaciones, dice el Papa


VATICANO, 30 Ago. 09 / 09:48 am (ACI)
Al presidir este mediodía (hora local) el rezo del Ángelus dominical, el Papa Benedicto XVI resaltó que cuando los esposos “se dedican generosamente a la educación de los hijos, guiándolos y orientándolos en el descubrimiento del plan de Amor de Dios, preparan el terreno fértil en donde florecen y maduren las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada”.

Ante miles de fieles reunidos en el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, el Santo Padre recordó que el pasado 27 de agosto la Iglesia recordó la memoria de Santa Mónica, la Madre de San Agustín, quien “nunca dejó de rezar por él y por su conversión; y tuvo el consuelo de verlo retornar a la fe y recibir el bautismo. Dios escuchó las oraciones de esta madre santa, a la que el Obispo de Tagaste le había dicho: ‘es imposible que un hijo de tantas lágrimas se pierda’”.

En realidad, continuó el Papa, “San Agustín no solo se convirtió sino que decidió abrazar la vida monástica, y al volver a África, fundó una comunidad de monjes”. “Santa Mónica se había convertido, para su hijo, ‘más que en una madre, en la fuete de su cristianismo’. Su único deseo había sido durante años la conversión de Agustín, que ahora veía orientado a una vida de consagración al servicio de Dios”, añadió.

Tras relatar que esta Santa, Patrona de las Madres cristianas, en palabras de San Agustín, “lo había engendrado dos veces”, Benedicto XVI señaló que “la historia del cristianismo está repleta de innumerables ejemplos de padres santos y de auténticas familias cristianas, que han acompañado la vida de generosos sacerdotes y pastores de la Iglesia. Pensemos en los Santos Basilio Magno y Gregorio Nacianceno, ambos pertenecientes a familias de santos”.

Seguidamente el Santo Padre puso como ejemplo a los esposos Luigi Beltrame Quattrocchi y Maria Corsini, beatos del siglo XX, elevados a los altares por Juan Pablo II, al cumplirse 20 años de la exhortación apostólica Familiaris consortio.

“Este documento –prosiguió el Papa– además de ilustrar el valor del matrimonio y las tareas de la familia, solicita a los esposos un particular esfuerzo en el camino de santidad que, recibiendo la gracia y la fuerza del sacramento del matrimonio, los acompaña a lo largo de toda su existencia”.

Cuando los esposos “se dedican generosamente a la educación de los hijos, guiándolos y orientándolos en el descubrimiento del plan de Amor de Dios, preparan el terreno fértil en donde florecen y maduren las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Se revela así cuán íntimamente ligados están y como se iluminan el matrimonio y la virginidad, a partir de su común raíz en el amor esponsal de Cristo”.

Finalmente, en el marco de este Año Sacerdotal, el Papa Benedicto XVI pidió rezar para que, por intercesión del Santo Cura de Ars, las familias cristianas se conviertan en pequeñas iglesias, en las que todas las vocaciones y todos los carismas, dados por el Espíritu Santo, puedan ser acogidos y valorados. Que nos obtenga esta gracia la Santa Virgen que ahora invocamos”.

Encontrarse personalmente con Cristo como Santa Rosa, pide Cardenal Cipriani


LIMA, 30 Ago. 09 / 11:01 am (ACI)
El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, alentó a los fieles a seguir el ejemplo de Santa Rosa de Lima, Patrona del país y América; y como ella, encontrarse personalmente con Cristo para entregarse en el amor auténtico a los demás

Ayer, en su programa radial Diálogo de fe, el Purpurado recordó a la primera Santa de América como aquella mujer sencilla que se tomó en serio el encuentro personal con Dios, de donde surgió su vocación de dar a los demás “su vida, su tiempo y amor a la gente más pobre y enferma”.

“Santa Rosa de Lima fue una mujer sencilla y humilde. En ella se produjo el encuentro con Cristo. En ella surge algo muy fuerte, se libera un deseo de darse a los demás, lo que se llama la gratuidad del don. Y empieza esa tarea de ayudar a la gente sencilla, a los enfermos y de enseñar a los niños”, indicó.

El Arzobispo también señaló que la santidad tiene una parte de “locura” en el sentido que no se entiende porqué Dios nos quiere tanto, cuando nosotros somos pecadores.

“Los santos tienen la locura sana de creer en Dios. Esa locura de santidad tiene una chispa de amor de Dios muy grande. Pero en la respuesta tuya, ahí está el centro de la santidad, si crees vale la pena. Por lo tanto, ofrecemos una ayuda no desde la perfección, sino desde el amor al prójimo”, resaltó.

Al finalizar su reflexión, el Purpurado invitó a los fieles a participar en el Congreso Internacional “Caridad, Reconciliación y Dignidad Humana” que analizará estos temas a la luz de la reciente carta encíclica “Caritas in veritate” del Papa Benedicto XVI; que se efectuará en Lima del 3 al 5 de septiembre en el Auditorio del colegio Santa Úrsula.

Santa Rosa de Lima


Nació en Lima, Perú, en 1586. Fue la primera santa canonizada del Nuevo Mundo. Aunque fue bautizada con el nombre de Isabel, se le llamaba comúnmente Rosa y ése fue el nombre que le impuso en la Confirmación el arzobispo de Lima, Santo Toribio de Mogrovejo.

Rosa tomó a Santa Catalina de Siena como modelo. Se dedicó a atacar el amor propio mediante la humildad, la obediencia y la abnegación de la voluntad propia.

Ingresó a la tercera orden de Santo Domingo y, a partir de entonces, se recluyó en una cabaña que había construido en el huerto de su casa.

Llevaba sobre la cabeza una estrecha cinta de plata, cuyo interior estaba erizado de picos, era una especie de corona de espinas.

Su amor por el Señor era tanto que cuando hablaba de El, cambiaba el tono de su voz y su rostro se encendía como un reflejo del sentimiento que embargaba su alma.

Tiempo después, una comisión de médicos y sacerdotes examinó a la santa y dictaminó que sus experiencias eran realmente sobrenaturales. El modo de vida y las prácticas ascéticas de Santa Rosa de Lima sólo convienen a almas llamadas a una vocación muy particular. Lo más admirable en Santa Rosa fue su gran espíritu de santidad heroica, porque todos los santos ya sea en el mundo, el desierto o en el claustro, poseen el rasgo común de haber tratado de vivir para Dios en cada instante. Quien tiene la intención pura de cumplir en todo la voluntad de Dios, podrá servirle con plenitud en todo lo que haga.

Santa Rosa murió el 24 de agosto de 1617, a los 31 años de edad. El Papa Clemente X la canonizó en 1671.

Mujer italiana con enfermedad degenerativa podría ser un nuevo milagro de Lourdes


Una mujer italiana que desde hace cuatro años lucha contra una agresiva e incurable enfermedad degenerativa, dejó su silla de ruedas y recuperó la capacidad de caminar tras visitar el santuario mariano de Lourdes a inicios de este mes.

El caso, que ha llamado la atención de la prensa italiana, es protagonizado por Antonia Raco, a quien le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica, también conocido como el mal de Lou Gerihg, una enfermedad que genera una parálisis muscular progresiva y tiene pronóstico mortal.

Raco ya no podía caminar a causa de la enfermedad pero emprendió un viaje al santuario francés el 5 de agosto pasado. Dice que cuando estaba en una de las piscinas de Lourdes "escuché una voz de aliento y un fuerte dolor en las piernas".

"Desde que regresé he vuelto a caminar, he hecho mis cosas con normalidad e incluso he corrido", declaró a la agencia ANSA desde su hogar en una aldea cercana a la ciudad de Potenza.

Raco aún no usa la palabra "milagro" y prefiere hablar de un "acto de misericordia".

En unos días, Raco será examinada por un especialista en el prestigioso hospital Molinette de Turin, donde ha recibido tratamiento desde el año 2006.

viernes, 28 de agosto de 2009

BENDICIONES DEL ANCIANO

* Bienaventurados aquellos que me hacen sentir que soy amado, que soy útil todavía y que no estoy solo.

* Bienaventurados aquellos que llenan la última etapa de mi vida de cariño y comprensión.

* Bienaventurados aquellos que entienden mi paso vacilante y mi mano temblorosa.


* Bienaventurados aquellos que tienen en cuenta que ya mis oídos tienen que esforzarse para captar las cosas que ellos hablan.

* Bienaventurados aquellos que se dan cuenta que mis ojos están nublados y que mis reacciones son lentas.

* Bienaventurados aquellos que desvían la mirada con disi­mulo al ver que he derramado la taza de café sobre la mesa.

* Bienaventurados aquellos que con una sonrisa en los labios me conceden un ratito de su tiempo para charlar de cosas "sin importancia".

* Bienaventurados aquellos que nunca dicen: "Ya me has contado eso dos veces".

lunes, 17 de agosto de 2009

Ser Monja, Documento del MONASTERIO DE MONJAS CONCEPCIONISTAS DE ALCAZAR DE SAN JUAN


La Orden de la Inmaculada Concepción a la cual pertenece este Monasterio de Alcázar de San Juan, España, fue fundada por Santa Beatriz de Silva en Toledo, España, el año 1484 y aprobada cinco años más tarde por el Papa Inocencio VIII.

Santa Beatriz de Silva, había nacido en Portugal hacia el año 1426 – 1428 y vino a Castilla siendo casi niña, acompañando a su prima la princesa Isabel de Portugal, cuando ésta se desposó con el Rey don Juan II de Castilla.

Santa Beatriz pasaba por ser una de las mujeres más hermosas de España, por lo que la princesa Isabel tuvo celos de ella, e intentó quitarle la vida encerrándola en una angosta prisión.

Allí se le apareció la Santísima Virgen y le ordenó que fundase una Orden en honor de su Inmaculada Concepción. Lo que llevó a efecto en Toledo, dando a su Orden la forma de vida del Monacato con cuyas Monjas había vivido largos años.
La Orden, por tanto, centra su espiritualidad en el soberano misterio de la santidad original de la Virgen, teniendo por fin la imitación, veneración y amor de la Inmaculada, libre, en su Concepción santísima del pecado original.
María, en este misterio de su santidad original, se le presenta a la Concepcionista como un elevado monte de santidad, el cual se siente impulsada escalar de mano de la misma Inmaculada Madre.
En María, Monte santo de Dios, brilla en toda su grandeza y esplendor el proyecto creador de Dios sobre el hombre.
Conseguir la liberación del pecado, y la no violencia, es, el impulso tendente de la Monja Concepcionista hacia la santidad. Por eso, a ella, todo el Monasterio le habla de paraíso, de paz, de armonía, de orden, de amor, de vida. Todo le evoca el proyecto creador del Padre, le recuerda la creación llena de vida, de bondad y de amor, a la que ha de tratar hacer retornar, retornando ella al amor y conocimiento de su Creador.
Por eso, la Monja Concepcionista es la insaciable buscadora de Dios, de su huella divina y de su Ser pacificante en la creación. Buscando, amando a Dios en todo, se encuentra sumergida en la fuerza transformante que creó buenas todas las cosas.

Por eso, el claustro, la Monja, son sinónimos de búsqueda de Dios, de ansia de lo eterno, que tan líricamente canta la Biblia: ¡Oh Dios, tú eres mi Dios, mi alma está sedienta de ti, como tierra reseca, agostada, sin agua! – Como la cierva anhela las corrientes de agua, así, mi alma te busca a ti, Dios mío.
Esta sed o búsqueda de Dios que caracteriza la vocación monástica, encuentra en la clausura su realización plena. Porque la clausura es el vehículo viviente, el recinto concreto, el ámbito propio de una realidad que no se ve, pero que se vive... ¡Dios, lo eterno... donde se realiza la consagración a lo definitivo, al Amor eterno de Dios! Porque la clausura facilita el ámbito propio para el “encuentro” con ese Dios amado, deseado y buscado.
Por ello, entre las exigencias que gozosamente hace abrazar a la Monja su “deseo de Dios”, está, el libre encerramiento dentro de los muros del Monasterio que le propicia la abstracción de lo transitorio.
Y por esto, la Monja, no mira las leyes sobre la clausura, como normas impuestas desde el exterior, sino como normas que promocionan su interior, porque promocionan su búsqueda de Dios.

Por ello también, no sólo en la paz y el silencio de los claustros y Monasterio busca la Concepcionista su encuentro con Dios, sino en la soledad de las ermitas del mismo Monasterio, donde puede, con plena facilidad cerrar aún más el cerco que la integra en Dios, en su paz, en su amor, estrechando así sus vínculos de amor y unión con él. Y recordando, asimismo, el precio redentor de su liberación del pecado, tomando conciencia de que restaurará en la propia vida la santidad original, cuanto más se esfuerce por dejarse penetrar por la redención de Cristo, o penetre en ella, viviéndola. Por ello se asocia, en toda su tarea del día, a María Inmaculada, en su actitud de entrega: He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.

Y en este silencio de la Palabra creadora del Padre, pura y fecunda como el agua cristalina, comienza la tarea de la Concepcionista. Comienza en silencio, como cuando fuimos creados, en el silencio divino o reposo de las cosas.
Silencio fecundo, donde Dios hace entender a la Monja, que Él está donde antes ella no le encontraba, en las cosas. Sí. Estaba en ellas. Sólo que el ruido no dejaba percibirle, porque es necesario el silencio para encontrarle.
Día tras día la Concepcionista ha ido entendiendo que el silencio está lleno de Dios, y por ello ha ido percibiendo cómo Dios camina con ella a su lado, dándole paz, serenidad, felicidad.
En el silencio, en la paz, la Monja ha comenzado a aprender a atravesar la barrera de las cosas, de lo pasajero, de lo inestable. Para fijar su morada en la estabilidad, en Dios.

De madrugada... algo importante reclama a la Monja.
¡Qué hermosos son los pies de la Monja que se apresura a ir a la oración!, decimos parafraseando a Isaías, a fin de impulsar la evangelización de los que trabajan en la viña del Señor, para que su trabajo no sea en vano. Pues es Dios quien da el incremento a la tarea apostólica del evangelizador.
La oración es la fuerza de la evangelización. Aquí radica la misteriosa fecundidad de la vida contemplativa. Desde esta oración nocturna, que es considerada la más ascética, es, desde donde la Monja es conducida hacia la vida mística, hacia el nivel existencial de un contacto con Dios que está más allá de nuestra imaginación y de nuestros conceptos. Un contacto que no puede comprenderse más que por los que lo experimentan.
Mientras que el hombre duerme, el amor y la oración de la Monja, vela por ellos, rodeando todo el orbe de la tierra.
Oración: momento de intimidad con el Dios amado, en el que la Monja se estrecha con el que la “eligió” y bebe su amor y su celo redentor, que sostiene su vida en bien de la Iglesia.

Son siete la oración de alabanza que ofrece la Monja al Padre a lo largo del día y de la noche, unida a Cristo que ora y alaba al Padre, por su Iglesia.
Nada más dichoso es para la Monja que imitar en la tierra los coros angélicos del cielo y cantar junto con ellos himnos al Creador de todas las cosas y al Redentor del universo.

La Eucaristía, ante todo, y la alabanza divina, es el misterio y la obra transformadora del ser de la Concepcionista, de su edificación. Por ello trata de celebrarla unida a los sentimientos, al espíritu, y al amor de su Madre Inmaculada, pidiéndole que su alma santísima esté en ella durante su celebración.
Así ofrece la Concepcionista la alabanza divina a la adorable Trinidad, que preside su celebración y que la recibe, así como la oración de la Comunidad.
La Monja sabe que por esto ha de poner mucha atención en la divina alabanza, y porque ora Cristo en ella. Y sabe que Cristo quiere orar al Padre desde su corazón, con toda la fuerza de su amor infinito de Hijo.

El estudio de la divina Palabra, lectio divina, y de otros temas, ayudan a configurar la personalidad espiritual de la Monja Concepcionista, y su formación cultural y literaria, necesaria, para dar razón de su esperanza a quien se la pidiere, y prestar, a la sociedad actual, el servicio adecuado a nuestro carácter contemplativo.

El trabajo, el arte, reclama la atención y las actitudes de la Monja, obediente al proyecto creador del Padre. La Concepcionista sabe, que su trabajo entra en la gran liturgia del cosmos, y se convierte en oración ofrecida al Padre por Cristo, Señor de la historia.
Por ello, la Monja, no hace su trabajo, aunque sea intenso, sin el aspecto contemplativo. Acción y contemplación se unen en ella, complementando su tarea, que ofrece, como un canto, al Creador de todas las maravillas del universo.
La Monja concepcionista sabe que ha de ser responsable del trabajo que la obediencia le encomienda, y ha de llevarlo a buen fin. Sabe, que trabaja no sólo para frenar el cuerpo y para solventar las propias necesidades de la Comunidad y su abastecimiento, sino también para el prójimo, siguiendo las palabras del apóstol san Pablo que dispone: “afánese trabajando con sus manos en algo provechoso, para poder dar al que tiene necesidad”.
La Monja ha de estar ocupada en trabajos bien organizados, convirtiendo el mismo trabajo en escudo espiritual contra las asechanzas del mal. Ha de servirle para su perfección espiritual. La Concepcionista sabe que todo esfuerzo y trabajo, si no está unido a la oración, es extraño, y puede convertirse en peligro para su santificación, por eso lo realiza por amor a Dios y lo santifica por el espíritu de oración. Y lo hace oración misma, como le enseña el Señor y la tradición monástica con esta enseñanza: “Santificad vuestras manos con el servicio que os fue encomendado, para ofrecer a Dios un sacrificio agradable”.
También la propia espiritualidad de la Concepcionista le descubre la razón del trabajo. Ya desde el comienzo de la creación humana, Dios asoció al hombre al trabajo. La Biblia dice: “Tomó el Señor Dios al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivase. Así quedó el hombre también en esto semejante a Dios, el cual, no ha interrumpido su donación y sigue trabajando en su sábado eterno.
Hoy la Monja rotura la tierra con los medios técnicos que la sociedad le ofrece más suaves, pero, ante todo, ella ve en los surcos que la máquina hace en la tierra, los nuevos caminos que ella va abriendo en su espíritu, cultivándole, ordenando las propias tendencias y pasiones hacia Dios.
De aquí también la denominación de “santa obediencia” con que se designa, en lenguaje monástico, el trabajo de la Monja.
De ello se está beneficiando no sólo la Monja, sino el trabajo mismo, pues el pensamiento que la Monja tiene en Dios, que mira su trabajo, le impulsa a trabajar con ardor, en hacer bien lo que le toca hacer, revertiendo lo que hace en su propia perfección.
Pues la Monja sabe que, por el pecado, nuestro ser, en el orden de la gracia quedó seco y árido. Y por eso se ocupa en la ascesis cristiana, para que el riego del riquísimo manantial de la gracia de Cristo que recibe en los Sacramentos, fertilice su espíritu, como fertiliza la tierra el agua de nuestros cauces.
Y, análogamente a como el agua convierte en floración los desvelos de la Monja, así suceda que su ascesis convierta en vergel espiritual o floración de santidad todos sus esfuerzos.
Así, viendo a Dios en todo, tocando a Dios en todo, como le ha hecho comprobar el don del silencio monástico, desgasta su vida la Monja Concepcionista convirtiéndola en una liturgia de amor, también en la cocina, donde se esmera en preparar sabrosos platos que sostendrán la salud y vida de sus Hermanas.

También son necesarios en la vida de la Monja momentos de recreación, que se tiene en común para la distensión de su espíritu, donde tampoco olvida a su Dios amado. Es el momento de compartir con las Hermanas su alegría... de contar las cosas familiares, de hablar de Dios.

Terminada la jornada del día, la Monja se recoge al descanso al toque de silencio mayor. Toque de silencio como una obediencia, porque el respeto debido al recogimiento de las Hermanas lo exige.

El silencio durante la jornada del día, le ha enseñado a vivir la presencia de su Redentor y el diálogo con Él. Él, Cristo la estará esperando siempre en el silencio para hacerla contemplativa, equilibrada, serena, llena de amor hacia las Hermanas y hacia la humanidad entera, sin violencia.

Todos estos bienes le traen el amor al silencio y su observancia. Silencio. Momentos de introversión para vivir la otra capacidad que tenemos los humanos, la del mundo interior, más rico que el exterior, la del mundo de la gracia y de los valores del espíritu, que dialoga con Dios y hace vivir a Dios.

Así es la vida de la Monja Concepcionista que encuentra su razón de ser en la contemplación e imitación de su Madre Inmaculada, figura esplendorosa de lo que ella anhela y espera ser. Causa de su alegría, de su amor y de su más noble ilusión.

San Jacinto de Cracovia. Santo Patrón de Polonia


Nacido a finales del siglo XII en el seno de una familia polaca —los condes de Konskie—, es educado cristianamente. En 1220, ya sacerdote, acompaña a su tío, obispo de Cracovia, a Roma, de donde volverá fraile de la naciente Orden de Sto. Domingo. Después de casi cuarenta años de trabajos apostólicos acompañados de milagros, muere en 1257. — Fiesta: 17 de agosto.

San Jacinto, Patrono nacional de Polonia, la nación mártir, es uno de esos santos que no todos pueden comprender, porque su vida está envuelta en el hálito del milagro. Cierto que la Iglesia no canoniza a ningún santo que no haya obrado al menos dos milagros reales y comprobados. Pero muchas veces Dios realiza tales prodigios a través de sus santos, cuando éstos ya están en la gloria. No es así el caso del nuestro, cuya existencia terrena es una cadena ininterrumpida de hechos maravillosos. Los testimonios históricos que tenemos acerca de él, no permiten atribuir las noticias de su poder taumatúrgico a la leyenda medieval, sino que nos obliga a admitirlas plenamente...

Hijo de los condes de Konskie, Jacinto pasa su infancia entre los esplendores de la vida cortesana, hasta que comienza su vida de estudio en los grandes centros culturales de entonces: Praga, Bolonia y París son, respectivamente, el teatro de su carrera de artes, derecho y teología. Vuelto a Polonia, abraza el estado eclesiástico, siendo nombrado canónigo de Cracovia por su tío, a la sazón obispo de aquella diócesis.

En 1220 acompaña a su tío a Roma, coincidiendo allí con la resurrección del joven sobrino del cardenal Esteban, realizada por Domingo de Guzmán. El hecho se va conociendo por toda la ciudad y conmueve profundamente al joven canónigo, que desde aquel momento se une a la naciente Orden de Predicadores, la cual, bajo la dirección de Santo Domingo, se dedicaba a alabar a Dios y predicar la verdad cristiana.

Después de unos meses de formación al lado del santo fundador de los dominicos, que le transmitió su espíritu y sus deseos, Jacinto vuelve a Polonia para predicar y fundar nuevos conventos. El camino lo hace a pie junto con otros compañeros y va esparciendo la buena semilla por todos los poblados por donde pasa. Sus palabras convierten, y sus milagros confirman el favor de Dios sobre él. Como la gente no quiere dejar que se marchen, suele quedarse alguno del grupo al que se unen nuevas vocaciones, formándose nuevos conventos. Los restantes prosiguen su camino, y por este sistema, sólo Jacinto llega a Cracovia, donde habiéndole precedido su fama de taumaturgo, es recibido solemnemente.

Funda allí un hermoso convento que será la cuna de los predicadores del norte de Europa, y predica la vieja y siempre nueva palabra del Señor, que renueva la faz de aquella diócesis, haciendo revivir en toda ella el espíritu de amor. Ello no basta a Jacinto, que no conoce fronteras para su celo evangelizador. Y se lanza a predicar a Prusia, todavía idolátrica, y de allí pasa a Rusia llegando hasta Kiev. Dios mismo le abre camino en aquel pueblo evangelizado antes por misioneros cismáticos, al devolver milagrosamente la vista a la hija del gran príncipe Wladimiro, ciega de nacimiento. Es también en Kiev, donde al invadir los tártaros la ciudad, Jacinto se lleva en su huida al Santísimo Sacramento, para que no sea profanado en saqueo. Pero antes de salir del templo, la imagen de la Virgen se queja de que la deje abandonada. El humilde fraile se excusa, porque no puede con un peso tan grande, pero ante el requerimiento de la Madre la toma de la mano, y huye atravesando a pie enjuto el caudaloso río, seguido de sus frailes.

No son éstos los únicos prodigios realizados por San Jacinto, durante los años de su trabajo apostólico, sino que con otros muchos el Señor fecundó su labor. La bula de canonización, dada por Clemente VIII, en el año 1594, tras casi un siglo de serias investigaciones en Polonia, cuenta cómo resucitó al hijo de una viuda, ahogado en el río hacía 24 horas. También, en la misma bula, vemos cómo un joven que había gastado todos sus recursos para devolver la salud a su madre paralítica sin conseguirlo, acude a la intercesión del santo, y obtiene la tan deseada curación. Otro día será el llanto de los labradores ante la destrucción de las mieses que estaban a punto para la siega, lo que le mueve a conseguir del cielo que las mieses sean repuestas... Se haría demasiado extenso este relato si continuásemos narrando los que en vida realizó el que ha podido ser llamado el más grande taumaturgo de su siglo.

Oración
Señor, tú que otorgaste a san Jacinto la gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, ayúdanos a vivir fielmente nuestra vocación cristiana para que reproduzcamos cada día mejor, en nosotros, la imagen de tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
Amén.


viernes, 7 de agosto de 2009

NELSON MANDELA, MÁSCARA DE OTRA LOGIA.

La reingeniería anticristiana de las religiones. The Elders: Abortistas y pro homosexuales. Los 12 Ancianos.

Dentro de los grupos de presión que impulsan la reingeniería social anticristiana, en julio pasado apareció una vez más en la prensa The Elders (Los Ancianos), un grupo formado por el sudafricano Nelson Mandela y sostenido por el millonario Richard Branson (Virgin Group) y por el músico Peter Gabriel (The Peter Gabriel Foundation), ambos ingleses, quienes sólo para el lanzamiento de la logia, en 2007, recaudaron 9 millones de libras esterlinas.



Según la información oficial, The Elders “es un grupo independiente de eminentes líderes mundiales, reunidos por Nelson Mandela, que ofrecen su influencia colectiva y experiencia para apoyar la consolidación de la paz, ayudar a solucionar las principales causas de sufrimiento humano y promover los intereses comunes de la humanidad”.

El 2 de julio pasado, The Elders hizo público que se dedicaría a forzar un cambio en las “religiones tradicionales”, para que permitan a las mujeres convertirse en ministros, sacerdotes y obispos, como primera acción de su programa Igualdad para Mujeres y Niñas (Equality for Women & Girls).



“La justificación de la discriminación contra mujeres y niñas basada en la religión o en las tradiciones, como si fuera algo prescrito por una Autoridad Suprema, es inaceptable”, dice la declaración, haciendo un llamado a líderes de todos los ámbitos a “confrontar y cambiar enseñanzas y prácticas malsanas que justifican esta discriminación contra la mujer”.



El portavoz de la iniciativa fue el ex-presidente norteamericano Jimmy Carter, quien tras 60 años de pertenencia, abandonó la Convención Bautista del Sur y anunció que lucharía junto con Koffi Annan, el obispo anglicano Desmond Tutu, Fernando H. Cardoso y todos los otros miembros del grupo para que las religiones no discriminen a la mujer.



Relaciones

A través de Mabel van Oranje, su Chief Executive Officer, The Elders se relaciona con el European Council on Foreign Relations, con el Foro Económico Mundial de Davos (vid. NG 256) y con el Open Society Institute de Georges Soros, (vid. NG 205, 735, 804, 908, 961).



Los 12 Ancianos

El The Elders fue presentado en sociedad por Nelson Mandela en 2007. Está compuesto por él y otros 11 “líderes mundiales” (*). Entre los doce destacan varias cabezas visibles de la internacional del aborto y del homosexualismo, promotores de una nueva religión universal, en sus variados intentos: ética planetaria, Carta de la Tierra, Alianza de las Civilizaciones, etc. (vid. NG 337, 738, 772).



-Kofi Annan, ex Secretario General de la ONU; promotor del aborto y del homosexualismo, (vid. entre otros, NG 214, 291, 331, 337, 338, 599, 631, 765).



-Ela Bhatt, de la India. Recibió el Right Livelihood Award, llamado Premio Nobel de la Paz alternativo (vid NG 850).



-Lakhdar Brahimi de Argelia; ex asesor especial del Secretario General de la ONU (2004); miembro a su vez de otro grupo de presión de líderes políticos, la Global Leadership Foundation.



-Gro Brundtland, ex-primer ministro de Noruega; organizó la comisión de Medioambiente y Desarrollo de la ONU; ex directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS); fundadora de la Comisión de Gobernabilidad Global; abortista y pro-gay; (vid. NG 04, 214, 254, 481, 489, 679, 771, 831, 852, entre otros).



-Fernando Henrique Cardoso, ex-presidente de Brasil, fundador de la Comisión de Gobernabilidad Global (**); (vid. NG 679).



-Jimmy Carter, ex-presidente de USA, fundador de la Comisión de Gobernabilidad Global;
(vid. NG 679).



-Graça Machel, tercera mujer de Nelson Mandela.



-Mary Robinson, ex-presidente de Irlanda y ex-Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU; abanderada del pseudo derecho al aborto y del lobby gay internacional; en contra del orden natural impulsa la Ethical Globalization Initiative; (vid. entre otros, NG 214, 526, 527, 679, 865, 868).



-Desmond Tutu, obispo anglicano abortista y pro-gay; (vid. NG 256, 548, 679, 772, 851).



-Muhammad Yunus, creador del Grameen Bank.



-Aung San Suu Kyi, activista política de Burma/Myanmar.



FIN, 06-08-09

(*) En el primer listado de 2007, figuraba como miembro de The Elders, Li Zhaoxing, ex ministro de Relaciones Exteriores de China comunista.

(**) Para más datos, vid. J. C. Sanahuja, El Desarrollo Sustentable. La Nueva Ética Internacional, Vórtice, Buenos Aires.

jueves, 6 de agosto de 2009

Apertura del Año Sacerdotal en la Arquidiócesis de Tijuana


Adoptar espiritualmente a un sacerdote es la propuesta que ha lanzado el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz, durante la Eucaristía de apertura del Año Sacerdotal celebrada a las 11:00 de la mañana hoy martes 4 de agosto, día de San Juan María Vianney, en el Santuario Nuestra Señora del Sagrado Corazón.



“Es una oportunidad importante para nosotros mismos como sacerdotes, que nos revitalice. De hecho en la celebración que tenemos año tras año en la Semana Santa, en la Misa de óleos, las promesas sacerdotales ya es un signo muy importante para nosotros mismos. Esta oportunidad hace también a nuestros fieles que se sensibilicen en torno a la figura del sacerdote. De esa manera estamos puestos en la mente y en el corazón de nuestros fieles. De hecho hay en algunos lugares la iniciativa de poder como adoptar a un sacerdote para tenerlo siempre en el corazón y en la mente para orar por él en este año particularmente, orando por todos, pero por uno en especial. Hacer este llamado de atención a la Iglesia de orar por nosotros”, comentó el Arzobispo.

Recordó que el Santo Padre Benedicto XVI nombró al Año Sacerdotal por los 150 años de fallecido del Santo Cura de Ars, San Juan María Vianney, patrono de los sacerdotes, en especial por los párrocos. Con este motivo hace un llamado de atención a la Iglesia para orar por todos los sacerdotes.

También hizo referencia a las palabras del Santo Cura de Ars de que si los sacerdotes supieran en su plenitud lo que es su ministerio y el sacerdote morirían.

Mencionó el Arzobispo que el sacerdote tiene una presencia muy importante en la comunidad, ya que si el ministro es realmente activo el pueblo se vuelve activo. Ejemplificó el caso del Santo Cura de Ars, quien fue enviado a este pueblo donde había menos de mil personas y pidió el apoyo a Dios para la conversión de sus fieles. Así como San Francisco de Sales, quien decía que por un solo católico él se sentía responsable de su evangelización.

“La responsabilidad de quien ve lo que realmente significa el servir a su comunidad entiende bien su llamado”, enfatizó Monseñor Romo Muñoz.

Sobre el número de jóvenes interesados a ingresar al Seminario Diocesano de Tijuana dijo que es preocupante, ya que son pocos lo que desean ingresar. Los de nivel preparatoria es un poco mayor, pero los de nivel universitario son muy escasos los muchachos.

Por eso exhortó a los sacerdotes a ser los principales promotores de las vocaciones sacerdotales y vida consagrada con su propio testimonio de alegría, entusiasmo, y con la promoción porque es necesario presentarles esta opción de vida ya que no es una profesión ni modo de vivir.

Los invitó además a entrelazar este Año Sacerdotal con la Misión Continental porque el objetivo es fortalecer la fe de quienes están cerca de los consagrados, de los laicos comprometidos, y la búsqueda de los alejados.

“Fortaleciendo nuestra pastoral sacerdotal seremos también instrumentos dóciles. Por eso hay que ponernos en las manos del Señor tanto para el discipulado como para la misión. Se nos invita a que estemos en sincronía y en sintonía con toda América Latina”, resaltó el Arzobispo.

Uno de los proyectos que comentó es establecer una institución para la formación de misioneros laicos, donde participen los jóvenes de los diferentes grupos juveniles y movimientos apostólicos.

Finalmente encomendó a todos los sacerdotes a la Virgen María para continuar su ministerio sacerdotal. Y bendijo a Dios por esta vocación que les dio.

Mensaje de los Obispos de la Provincia Eclesiástica de México con motivo del Año Sacerdotal 2009/2010


A NUESTROS HERMANOS SACERDOTES QUE CONFORMAN LOS PRESBITERIOS:

¡Gracia y paz delante de Dios Padre, de
Jesucristo el Señor y la comunión del
Espíritu Santo sean con todos ustedes…!
(2 Cor 13,13)
Nosotros, sus Obispos, les saludamos cordialmente y “Damos gracias a Dios por todos ustedes, recordándoles en nuestras oraciones; haciendo sin cesar ante nuestro Dios y Padre, memoria de la obra de nuestra fe, del trabajo de nuestra caridad y de la perseverante esperanza de Nuestro Señor Jesucristo, sabedores de la elección, hermanos amados de Dios” (1Tes 1, 2-4).



El viernes 19 de junio en la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, el Papa Benedicto XVI, ha dado inicio al Año Sacerdotal, con el tema: “Fidelidad a Cristo, Fidelidad del Sacerdote”, para celebrar el 150 aniversario de la muerte de San Juan María Bautista Vianney, cura de Ars y patrono de los sacerdotes.

Los Obispos, que integramos la Provincia Eclesiástica de México, que comprende las Diócesis de Atlacomulco, Cuernavaca, Toluca y Arquidiócesis de México, nos unimos con todos los sacerdotes que la conformamos, a la alegría con la cual hemos recibido este año de gracia que el Señor Jesús nos regala, por ello reafirmamos con el Papa que “la dimensión misionera del Presbítero nace de su configuración sacramental con Cristo Cabeza”. Pues “la Misión tiene su verdadero centro propulsor precisamente en Jesucristo. Y la centralidad de Cristo trae consigo la valoración correcta del sacerdocio ministerial, sin el cual no existiría la Eucaristía ni, por tanto, la Misión y la Iglesia misma” (BENEDICTO XVI, Discurso a la Asamblea Plenaria de la Congregación para el Clero, 16 de Marzo de 2009, K-I)
Con estas palabras hermanos sacerdotes, Benedicto XVI, nos impulsa a ir “mar adentro”, es decir al fondo de nuestro quehacer como Discípulos y Misioneros, para definir en primera persona, que somos auténticos testigos de la presencia de Dios-Amor, encarnado en nosotros, al señalarnos que “ la Misión es eclesial porque nadie anuncia o se lleva a si mismo, sino que, dentro y a través de su propia humanidad, todo sacerdote debe ser muy consciente de que lleva a Otro, a Dios mismo, al mundo. Dios es la única riqueza que, en definitiva, los hombres desean encontrar en un sacerdote” (BENEDICTO XVI, Discurso a la Asamblea Plenaria de la Congregación para el Clero, 16 de Marzo de 2009, f).
Hermanos sacerdotes, El Señor les bendice por su testimonio y entrega sacerdotal; pues constatamos que la inmensa mayoría de nuestros sacerdotes son personas dignísimas, dedicadas al ministerio, hombres de oración y de caridad pastoral, que han dedicado toda su vida a realizar su vocación y misión y, en muchas ocasiones, con grandes sacrificios personales, pero siempre con un amor auténtico a Jesucristo, a la Iglesia y al pueblo.
Por ello, con un profundo sentimiento fraternal, les animamos a seguir trabajando en nuestra consolidación de Discípulos y Misioneros, entregados a la desafiante y apasionada tarea de la Gran Misión, desde su experiencia del primer encuentro con Jesucristo, su seguimiento, hasta la puesta en práctica de los programas y procesos evangelizadores.
Nos preocupa sobremanera la situación de nuestro tiempo, las dificultades y exigencias que en muchas ocasiones nos desbordan y que como rebaño y pastor tenemos que afrontar y compartir, para dar soluciones adecuadas.
También queridos hermanos sacerdotes, queremos darles las gracias, por tanto bien que han hecho a nuestra Iglesia en las comunidades que se les han encomendado, reconocemos y admiramos su entrega fiel y generosa. Queremos estar cerca de cada uno de ustedes, y solidarizarnos con todos, particularmente con aquellos que están pasando por momentos difíciles: tribulaciones, enfermedades, pérdida de algún ser querido, crisis y obscuridades existenciales.
Aunque en las Diócesis de Nuestra Provincia se están realizando distintos Eventos para celebrar este año sacerdotal, a nivel Provincia Eclesiástica de México se está preparando un encuentro sacerdotal del que más adelante tendrán noticias.
Por ello, y en este contexto, se invita a los Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Laicos a que hagamos de este año Sacerdotal, un año de intensa oración, para pedir por la santificación de nuestros sacerdotes, pues aunque sabemos que la santidad del presbítero es responsabilidad de cada uno de ellos, la comunidad ora incesantemente a Dios por ellos y a la vez, este año sea una oportunidad concreta para que rindamos un justo homenaje y reconocimiento a tantos sacerdotes que con su testimonio de vida nos dejaron un legado de fe, esperanza y caridad.
Así, el Año Sacerdotal es una ocasión propicia para que, a la luz de la Palabra de Dios revaloremos el ministerio que el Señor Jesús nos ha confiado. Mencionamos algunos aspectos que tenemos que tomar muy en cuenta en este año de gracia.


1 Agradecer a Cristo Jesús la vocación del sacerdocio ministerial, por la que llama a personas concretas a prolongar su misión de actuar “en su persona” como Cabeza, Pastor y Siervo en la Iglesia.
2 Alabar a Dios con alegría y gratitud por el testimonio y servicio de muchos sacerdotes –vivos o difuntos- que nos han ayudado a lo largo de nuestra vida y nos edifican con su ejemplo.
3 Los que hemos sido llamados al sacerdocio ministerial, reconocer ante Dios este don inmerecido y renovarnos en nuestra respuesta a Él y en nuestro servicio a la comunidad. En este sentido, atender e incrementar el espíritu de formación permanente en todos sentidos.
4 Renovar la fraternidad y comunión del presbiterio y la relación sacramental con el propio Obispo.
5 Profundizar la espiritualidad del presbiterio y de cada uno de los presbíteros. En el contexto de la Eucaristía, subrayando su centralidad en el sacerdocio ministerial.
6 Suscitar más intensamente la forma de vida apostólica según la imagen de Cristo Sacerdote para hacernos más presentes en los alejados y necesitados.
7 Según palabras del Papa, “recuperar aquella conciencia que impulsa a los sacerdotes a hacerse presentes, identificables, reconocibles, sea por el juicio de la fe, sea por las virtudes personales, sea también por el hábito, en los ambientes de la cultura y la caridad”. En otras palabras renovar nuestra identidad.
8 Resaltar el papel del sacerdocio para la misión de la Iglesia y en la sociedad contemporánea.
9 Ofrecer las mejores energías eclesiales para cuidar la formación de los candidatos al ministerio.
10 Examinar las condiciones concretas y el sustento material en el que viven nuestros sacerdotes, en algunos casos obligados a subsistir en situaciones de dura pobreza.
11 Acentuar la comunión y amistad de los sacerdotes con las comunidades a su cargo.
El espíritu de este año sacerdotal nos invita, igualmente, a reavivar el don de Dios que hemos recibido (Cfr. 2Tim 1,6). Para experimentar el amor de Cristo, contemplemos el testimonio admirable del Santo cura de Ars. De él, en efecto, ha escrito el Papa Juan Pablo II: “Podría decirse que Juan María Vianney quería en cierto modo, arrancar a Dios las gracias de la conversión no solamente con sus oraciones, sino también con el sacrificio de toda su vida. Quería amar a Dios por todos aquellos que no lo amaban y, a la vez, suplir en buena parte las penitencias que ellos hacían. Era realmente el pastor siempre solidario con su pueblo pecador” (JUAN PABLO II, Carta a los Sacerdotes, 16, Marzo de 1986).
En el año dedicado a San Pablo, que ha terminado, se nos presentaba la experiencia de fe vivida por este gran apóstol, en donde se presentaba con el esclavo de Cristo (Cfr. Rom 1, 1), encadenado por el Espíritu (Cfr Hebr 20, 22), dispensador de los misterios de Dios (Cfr 1Cor 4, 1). Su testimonio nos animará en la experiencia del amor que apremia y hace feliz. Este Año sacerdotal es una invitación para comprometernos a revivir cada día la conciencia de nuestra consagración, porque, como dice el Apóstol Pablo: “llevamos este tesoro en vasos de barro” (2Cor 4, 7). Nos vemos cada día más urgidos para lograr nuestra configuración con Cristo, es decir, pensar como Él, actuar como Él, vivir como Él; en una palabra, amar como Él, para conseguir “tener los mismos sentimientos de Cristo” y sus mismas actitudes (Filp 2, 5).

Queridos sacerdotes de esta PROVINCIA ECLESIÁSTICA DE MÉXICO, vivamos con fe y con entusiasmo en la realización de esta feliz iniciativa de su Santidad Benedicto XVI que ha querido dedicar un Año para nosotros los sacerdotes. Dios bendecirá nuestros esfuerzos y Santa María de Guadalupe, Madre de Dios por quien se vive y Madre de los sacerdotes, profundamente vinculada a nuestras Iglesias diocesanas, desde el Tepeyac nos ayudará con su intercesión, para que el amor que nos apremia y transforma, vaya forjando cada día más en nosotros nuestra identidad con Jesús, sumo Sacerdote y buen Pastor.
Vivamos el don del sacerdocio en este Año de gracia del Señor en la fraternidad sacramental.




¡Sus hermanos en Cristo!


+ Norberto Card. Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México




+ Constancio Miranda Weckmann
Obispo de Atlacomulco


+ Florencio Olvera Ochoa
Obispo de Cuernavaca


+ Francisco Javier Chavolla Ramos
Obispo de Toluca


+Florencio Armando Colín Cruz
Obispo Auxiliar de México


+ Carlos Briseño Arch, O.A.R.
Obispo Auxiliar de México


+Felipe Tejeda García, M.Sp.S.
Obispo Auxiliar de México


+ Antonio Ortega Franco, C.O.
Obispo Auxiliar de México


+ Francisco Clavel Gil
Obispo Auxiliar de México


+ Jonás Guerrero Corona
Obispo Auxiliar de México


+ Jesús Antonio Lerma Nolasco
Obispo Auxiliar de México

31 Aniversario del Fallecimiento de Pablo VI

Ve el Video. Cortesia: ROMEREPORTS


miércoles, 5 de agosto de 2009

Abortistas usan a falso fraile para confundir a católicos peruanos


LIMA, 04 Ago. 09 / 05:29 pm (ACI)
La filial peruana de la organización de fachada "Católicas por el Derecho a Decidir" (CDD) iniciará sus actividades públicas en el país con una conferencia del falso fraile mexicano Julián Cruzalta, quien hace cinco años abandonó a los dominicos y se gana la vida dando pláticas sobre la "urgencia" de cambiar la doctrina católica para favorecer la legalización del aborto.

Aunque se presenta como "Fray Julián Cruzalta O.P.", el autoproclamado experto en teología moral fue desautorizado por la Orden Dominica por usar a esta familia religiosa para sus propios fines.

En mayo de 2008, Cruzalta participó en una audiencia de la Suprema Corte de Justicia de México con una ponencia a favor de la ley que despenalizó el aborto en el Distrito Federal, presentándose como fraile a pesar de estar separado de la Orden Dominica.

El Servicio Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME) divulgó entonces un comunicado del Provincial de los Dominicos, Fray Gonzalo Ituarte Verduzco, en el que se aclara que Cruzalta "no es sacerdote sino que fue diácono (grado previo al sacerdocio), es decir, estuvo facultado sólo para auxiliar en algunas tareas a los sacerdotes".

Fray Ituarte informó que "Julián Cruzalta había solicitado permiso al Superior para retirarse de la orden por un año, pero que jamás regresó y que desde hace más de cuatro años no tiene conocimiento de él, por lo tanto, vive exclaustrado, es decir, separado de la Orden sin autorización del padre Provincial Dominico o del Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México", agregó SIAME.

Cruzalta ha recorrido México con movimientos abortistas, feministas y activistas homosexuales y desde hace unos años trabaja como asesor de las CDD, quienes no dudan en presentarlo como sacerdote y lo han convertido en uno de los voceros más activos de su agenda.

En recientes declaraciones a la prensa mexicana Cruzalta repudió a nombre de las CDD las iniciativas aprobadas en 14 estados mexicanos para proteger la vida desde la concepción calificándolas de "aberración jurídica" y "venganza" por la despenalización del aborto en el DF.

Además, Cruzalta dirige la polémica Comunidad Ecuménica Magdala que participa en campañas a favor de las prácticas homosexuales.

Mensaje del Secretario de la Congregación para el Clero



LA SANTIDAD ES SIEMPRE ACTUAL

Queridos Hermanos en el Sacerdocio:

En el fausto acontecimiento del 150 Aniversario del nacimiento al Cielo de San Juan Bautista María Vianney (4 agosto 1859 – 2009), quiero dirigirme a cada uno de vosotros con un renovado augurio de un buen Año Sacerdotal.

El Cura de Ars se coloca delante de nosotros como una figura excelsa sacerdotal de santidad, vivida no en la extraordinaria particularidad de las obras, sino en la diaria fidelidad al ejercicio del ministerio; habiendo llegado a ser modelo y “faro” para la Francia a comienzos del Ochocientos y para toda la Iglesia de todo tiempo y lugar, El es para cada uno de nosotros fuente de consolación y de esperanza, y lo es también en medio de las “fatigas”, que pueden llegar a nuestro sacerdocio.

Su total donación es un estímulo para nuestra entrega a Cristo y a los hermanos, a fin de que el ministerio sea siempre un eco luminoso de aquella consagración de la que proviene el mismo mandato apostólico y en él toda fecundidad pastoral.

Su amor a Cristo, cargado de humano y sincero afecto, sea para nosotros la fuerza para “enamorarnos” siempre más profundamente de “nuestro Jesús”: Sea El la mirada que buscamos al amanecer y la consolación que esté con nosotros durante la tarde, como también la memoria y la compañía de cada respiro cotidiano. Vivir como enamorados del Señor – siguiendo el ejemplo de San Juan María Vianney – significa tener siempre muy en alto la tensión misionaria, llegando a ser progresiva y realmente imágenes vivientes del Buen Pastor y de aquel que proclama al mundo: “He aquí el Cordero de Dios”.

El real “arrebato” espiritual del Cura de Ars, durante la celebración de la Santa Misa, sea para cada uno de nosotros una explícita invitación a estar siempre seguros del gran don, que nos ha sido entregado; tesoro que nos haga cantar con san Ambrosio: “… y nosotros, elevados a tal dignidad de consagrar el cuerpo y la sangre de Nuestro Señor Jesucristo, todo podemos esperar de tu Misericordia”.

Su heroica dedicación al confesionario, nutrida de real espíritu expiatorio y alimentada de la seguridad de haber sido llamado a participar de la “substitución vicaria” del único Sumo Sacerdote, nos mueve a descubrir la belleza y la necesidad – también para nosotros Sacerdotes – de la celebración del Sacramento de la Reconciliación. Es este, y bien lo sabemos, un lugar de real contemplación de las extraordinarias obras de Dios en las almas a las que El cincela delicadamente, las conduce y las convierte. Privarse de un tal “maravilloso espectáculo” sería una irreparable e injusta carencia, no sólo para los propios fieles, sino también para el propio ministerio, que se nutre del estupor que nace de cada milagro de la libertad humana, que dice “sí” a Dios.

Finalmente, el amor filial y cargado de delicadezas del Santo Cura de Ars hacia la Beata Virgen María, a quien consagró su Parroquia y se consagró él mismo, sea el estímulo en este Año Sacerdotal y siempre a fin de que resuene en nuestro corazón de padres, casi con obstinada fidelidad, el “aquí estoy” de María; su “para todo” y “para siempre” constituyen la única real medida de nuestra existencia sacerdotal.

¡Buena fiesta de San Juan María Vianney!


+ Mauro Piacenza
Arzobispo Tit. de Vittoriana
Secretario

martes, 4 de agosto de 2009

Indulgencia Plenaria con motivo del Año Sacerdotal


Ciudad del Vaticano.- Benedicto XVI concederá a los sacerdotes y fieles la indulgencia plenaria con motivo del Año Sacerdotal (19 de junio 2009 -19 junio 2010), convocado en honor de San Juan María Vianney, según informa el decreto hecho público y firmado por el Cardenal James Francis Stafford y el obispo Gianfranco Girotti, O.F.M. Conv., respectivamente Penitenciario Mayor y Regente de la Penitenciaría Apostólica.

El período comenzará con la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, “jornada de santificación sacerdotal” -dice el texto-, cuando el Pontífice celebrará las Vísperas ante las reliquias del santo traídas a Roma por el obispo de Belley-Ars, y concluirá en la Plaza de San Pedro, en presencia de sacerdotes de todo el mundo, que “renovarán la fidelidad a Cristo y el vínculo de fraternidad”.

Las modalidades para la obtención de las indulgencias son:

A) A los sacerdotes, arrepentidos de corazón, que recen cualquier día las laúdes o vísperas ante el Santísimo Sacramento expuesto a la adoración pública o en el sagrario y se ofrezcan a la celebración de los sacramentos, sobre todo de la Confesión, se concederá Indulgencia plenaria aplicable a los hermanos en el sacerdocio difuntos como sufragio, si en conformidad con las disposiciones vigentes se confesarán sacramentalmente, comulgarán y rezarán por las intenciones del pontífice. También se concede Indulgencia parcial, siempre aplicable a los hermanos en el sacerdocio difuntos, cada vez que recen oraciones debidamente aprobadas para llevar una vida santa y cumplir los oficios que se les han confiado.

B) A los fieles cristianos, arrepentidos de corazón que, en la iglesia o en el oratorio asistan a la Santa Misa y ofrezcan por los sacerdotes de la Iglesia oraciones a Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote y cualquier obra buena cumplida se les concede Indulgencia plenaria, siempre que se hayan confesado sacramentalmente y recen por las intenciones del Papa los días en que se abre y se clausura el Año sacerdotal, en el día del 150 aniversario de la muerte de San Juan María Vianney, los primeros jueves del mes o cualquier otro día establecido por los Ordinarios de los lugares para la utilidad de los fieles”.

Los ancianos, los enfermos y todos aquellos que por motivos legítimos no puedan salir de casa, podrán obtener la Indulgencia plenaria, si con ánimo alejado del pecado y el propósito de cumplir las tres condiciones necesarias apenas les sea posible, “en los días indicados rezan por la santificación de los sacerdotes y ofrecen a Dios por medio de María , Reina de los Apóstoles, sus enfermedades y sufrimientos”.

Asimismo se concede la Indulgencia parcial a todos los fieles cada vez que recen cinco Padrenuestros, Ave Marías y Glorias, y otra oración debidamente aprobada “en honor del Sagrado Corazón de Jesús para que los sacerdotes se conserven en pureza y santidad de vida”.

Importantes fechas de la vida del Cura de Ars. La vida y el ministerio de Juan María Vianney en algunas fechas…


- el 8 de mayo de 1786: Juan María Vianney nace en Dardilly, cerca de Lyon. Es el cuarto de seis hijos, y vivirá la infancia en la granja del padre, durante la atormentada época de la Revolución francesa.
- 1806: habiendo manifestado el deseo de hacerse sacerdote, Juan María Vianney empieza su formación con el Abad Balley, en el presbiterio de Ecully.
- el 23 de junio de 1815: después de una formación larga y a menudo difícil, es ordenado diácono en Lyon.

- el 13 de agosto de 1815: es ordenado sacerdote en Grenoble por Mons. Simon. Es llamado entonces como vicario por el Abad Balley en Ecully.
- el 13 de febrero de 1818: llega a Ars como asistente de la iglesia.
- 1821: Ars recibe el estatuto de parroquia y Juan María Vianney es nombrado párroco.
- A partir del 1822, emprende los trabajos de restauración y decoración de la iglesia, tarea que llevará adelante hasta su muerte.
- 1823: es restablecida la diócesis de Belley, de la cual depende la parroquia de Ars.
- 1824: abre la Casa de la Providencia con el objetivo de abrir una escuela gratuita para las jóvenes; se convertirá más tarde en un orfanato.
- Hacia el 1830: principio de la afluencia de los peregrinos y de los penitentes a Ars. Continuarán a ser cada vez más numerosos hasta su muerte. El Cura de Ars no podrá más dejar, en práctica, su parroquia; se ocupará exclusivamente de los parroquianos y de los peregrinos.
- 1843: grave enfermedad del Santo Cura, que precede la primera “fuga” de Ars. Realizará otros tres intentos de fuga, puesto de frente a la amplitud de su responsabilidad de Párroco y conciente de sus debilidades.
- En 1849, funda la escuela masculina, y la confía a los Hermanos de la Sagrada Familia de Belley.
- A partir del 1853, un equipo de misioneros diocesanos va a ayudar al Santo Cura, “prisionero” del confesionario y asediado por los peregrinos.
- 1858: ese año se cuentan unos 100.000 peregrinos en Ars. El Cura de Ars pasa hasta 17 horas al día en el confesionario.
- el 4 de agosto de 1859: el Cura de Ars muere agotado, aproximadamente a las dos de la mañana, en su presbiterio.
- el 8 de enero de 1905: beatificación por obra del Papa Pío X; es declarado “patrón de los sacerdotes de Francia.”
- el 31 de mayo de 1925: canonización por obra del Papa Pío XI.
- 1929: es declarado “patrón de todos los párrocos del universo” por el Papa Pío XI.
- el 6 de octubre de 1986: el Papa Juan Pablo II hace una peregrinación a Ars.


Copyright: http://arsnet.org

lunes, 3 de agosto de 2009

Benedicto XVI exhorta a renunciar a la violencia insensata y a emprender el camino de la paz en Pakistán

Lunes, 3 ago (RV).- Benedicto XVI manifiesta su profundo dolor por “los trágicos asesinatos de hombres, mujeres y niños inocentes y por la inmensa destrucción” provocada por “ataques insensatos, en los pasados días, contra la comunidad cristiana paquistaní en la ciudad de Gojra.

En un telegrama firmado por el cardenal secretario de estado Tarcisio Bertone al obispo de Faisalabad, Mons. Joseph Coutts, el Papa manifiesta su cercanía espiritual a cuantos han sufrido a causa de esta violencia sin freno que ha provocado la muerte de al menos 8 personas.
“En nombre de Dios -se lee en el telegrama-, el Papa pide a todos renunciar al instrumento de la violencia que causa tantos sufrimientos y de emprender el camino de la paz”. Al mismo tiempo, el Pontífice pide a la comunidad cristiana de Paquistán que no renuncie a sus propios esfuerzos “para ayudar a construir una sociedad en la que un profundo sentido de confianza en los valores humanos y religiosos “se caracterice por el mutuo respeto de todos sus miembros”.

La Comunidad cristiana de esta ciudad situada en el estado del Punjab ha decidido protestar de manera pacífica cerrando durante tres días todas sus escuelas. Gojra está siendo patrullada por fuerzas de la policía paquistaní, mientras han sido arrestadas centenares de personas a causa de los sangrientos ataques contra los cristianos perpetrados durante este fin de semana.

El Papa pide libertad religiosa para los cristianos perseguidos por su fe

02/08/2009 11:36 AM

EFE. Ciudad del Vaticano. El papa Benedicto XVI ha pedido rezar por los cristianos perseguidos y que les sean reconocidos los derechos humanos, la igualdad y la libertad religiosa para poder vivir y profesar libremente la propia fe, informó hoy Radio Vaticano.

Las peticiones del Pontífice han coincidido con la noticia, destacada por Radio Vaticano, de que al menos siete cristianos, entre ellos uno niño y cuatro mujeres, murieron quemados vivos en las últimas horas por un grupo de fundamentalistas islámicos en la ciudad de Gojra, en la provincia del Punjab, en Pakistán.

La emisora de la Santa Sede, que incluyó las peticiones del Papa en la información sobre los sucesos en Pakistán, señaló que el motivo de la agresión fue la supuesta profanación por parte de un niño cristiano del Corán, que desató las iras de la población islámica.

Según la radio del Papa, el ministro pakistaní para las minorías calificó las acusaciones de "un pretexto y de falsas" y denunció que la policía no protegiera suficientemente a la pequeña comunidad cristiana, compuesta por entre dos mil y tres mil personas.

Ante las acusaciones, unos 3.000 musulmanes devastaron una decenas de casas de cristianos y quemaron dos iglesias.

Radio Vaticano subrayó que unos 200 millones de cristianos están perseguidos en el mundo por su fe.

Siete cristianos mueren abrasados en Pakistán


Los autores del incendio son un grupo de musulmanes que protestaban por la supuesta profanación de el Corán
EFE - Islamabad - 02/08/2009
Siete cristianos han muerto abrasados y otras 18 personas han resultado heridas durante el incendio de unas 50 viviendas y una iglesia a manos de una multitud de musulmanes que protestaban por la supuesta profanación de un Corán en la región del Punjab, en el noreste de Pakistán, país que cuenta con un 2% de su población crisitiana, según ha denunciado en un comunicado la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán.

El suceso tuvo lugar ayer por la tarde en la ciudad de Gojra, que vive la violencia religiosa desde el pasado jueves, día en el que, según los musulmanes, varios cristianos quemaron un Corán. La mayor parte de los actos violentos, según cita una cadena de televisión pakistaní, han sido cometidos por jóvenes con las caras cubiertas con pañuelos. Tras la supuesta quema de el Corán el jueves, ayer algunos simpatizantes de los partidos musulmanes se reunieron en la plaza de Malkanwala, desde donde cientos de personas se dirigieron a una zona residencial poblada por cristianos. Al menos 10 personas resultaron heridas por disparos y pedradas de los vecinos, lo que llevó más tarde a los manifestantes a entrar en la colonia, incendiar unas 50 viviendas y bloquear el tráfico durante varias horas.

La mayoría de los residentes de la colonia han logrado escapar y ponerse a salvo, pero al menos siete personas quedaron atrapadas en sus casas por las llamas y fallecieron abrasadas.

La policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud y varios funcionarios acudieron poco después al lugar para convencer a los líderes religiosos que encabezaban las protestas de que pusieran fin a los altercados.

La comunidad cristiana de la cuidad ha anunciado que no se hará cargo de los cadáveres ni los enterrarán hasta que el jefe del Gobierno provincial de Punjab, Shahbaz Sharif, visite la zona y garantice la seguridad de sus vidas y propiedades. El primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, ha ordenado abrir una investigación para determinar si realmente se ha producido la profanación de el Corán que ha dado lugar a los altercados.

Ocho cristianos quemados vivos por extremistas islámicos en Pakistán


WASHINGTON D.C., 03 Ago. 09 / 09:34 am (ACI)
El pasado sábado 1 de agosto, unos tres mil extremistas islámicos atacaron a la colonia cristiana en la ciudad de Gojra, provincial de Punjab (Pakistán), quemando a ocho personas vivas –entre hombres, mujeres y niños– y dejando heridas a otras 20. Asimismo, los atacantes musulmanes incendiaron 40 casas y 2 iglesias que fueron totalmente quemadas.

El ataque se produjo en respuesta a una supuesta "profanación" por parte de algunos cristianos del Corán –algo que según algunos medios solo era un rumor– en la localidad de Koriyan, a unos cuatro kilómetros de Gojra; dos días antes de este brutal ataque. Ese mismo día, los extremistas ya habían incendiado más de 50 casas y 2 iglesias como primera reacción. Pese a la tensión y a las amenazas, las autoridades no tomaron ninguna medida de seguridad.

"Aunque la policía estuvo presente al momento del ataque, los musulmanes no fueron detenidos", indicaron algunos de los cristianos locales.

Rana Sanaullah, la Ministra de Justicia de la provincia de Punjab, ha señalado por su parte a los medios que diversas investigaciones comprueban que no ha existido ningún incidente de profanación contra el Corán en toda la región durante la última semana; mientras que el único ministro cristiano y encargado de los Asuntos para las Minorías, Shahbaz Bhatti, culpó a la administración local que no proporcionó seguridad alguna a los cristianos de Gojra.

A su turno, el Primer Ministro Yousaf Raza Gilani solicitó al Primer Ministro de Punjab Shahbaz Sharif que encuentre a los responsables de estos ataques para que comparezcan ante la justicia; y exhortó a los fundamentalistas islámicos a deponer la violencia.

En declaraciones a la organización internacional de caridad Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), el Obispo de Faisalabad (ubicada a 50 kilómetros de Gojra) Mons. Joseph Coutts, quien presidió los funerales de los cristianos asesinados, señaló que "existe mucha rabia entre las personas por lo que ha pasado. Las emociones fluyen y están al tope. Las personas podrían responder de cualquier forma porque éste es, indudablemente, uno de los peores ataques que hemos recibido".

Al referirse al brutal ataque, el Prelado denunció que en ese y "en todos los casos, la policía no ha hecho casi nada para detener a las masas violentas. Condolencias, disculpas y promesas (siempre) se escuchan de las autoridades; pero la acción que se requiere en el momento para prevenir este tipo de incidentes siempre ha faltado".

Para Mons. Coutts, esta sangrienta agresión de los extremistas musulmanes es "una especie de limpieza religiosa" para hacer de Pakistán un estado totalmente islámico.

AIN precisa además que entre los cristianos asesinados se encuentran una niña de nueve años, Umia Alnaf, su madre Asifa y Mausa Masih; de diez años. También están Asia Victar, de 22 años; y su madre Eerueen, Ikhlaf Hameed; y otros dos ancianos: Haneed Khan y otro de nombre Sharif.

Este es el tercer incidente de este tipo en los últimos dos meses en la provincia de Punjab en donde las comunidades cristianas fueron atacadas debido a supuestas acusaciones de profanación. Los cristianos, que han protestado de manera pacífica ante este brutal ataque, en todo el país son solo el 1,5 por ciento.

Telegrama de pésame del Papa por la muerte de Corazón Aquino: “que la esperanza que marcó su vida, guíe ahora a su pueblo”

Sábado, 1 ago (RV).- Benedicto XVI ha enviado al cardenal Rosales, arzobispo de Manila, un telegrama de pésame por la muerte de Corazón Aquino. El mensaje, firmado por el cardenal Secretario de Estado Tarcisio Bertone en nombre del Santo Padre, inicia solicitando al purpurado de Manila que exprese la cercanía del Papa a la familia de Aquino y a las autoridades del país, asegurando sus oraciones para el descanso eterno de su alma.

El Papa recuerda asimismo en su telegrama, la defensa de la libertad realizada por la que fuera presidenta de Filipinas desde 1986 a 1992, además de su compromiso de lucha contra la violencia y la intolerancia, y su contribución a la reconstrucción de un orden político justo y cohesivo en su patria.

Recordando la profunda fe que caracterizó a esta mujer, una de las primeras en Asia en ocupar el máximo cargo de representación de su gobierno, el Papa expresa su deseo que la esperanza que guió la vida de Corazón Aquino, guíe ahora a su pueblo, e invoca para todo los filipinos la gracia divina impartiendo su Bendición Apostólica para todos los que participen en el rito fúnebre.

"Caritas in veritate" en el actual debate filosófico-social


Entrevista con el filósofo Rodrigo Guerra López
QUERÉTARO, miércoles 22 de julio de 2009 (ZENIT.org-El Observador).- La encíclica social de Benedicto XVI, "Caritas in veritate" rebasa el ámbito de saberes como la política, la economía o las teorías sobre la globalización para entrar de lleno en el debate filosófico-social contemporáneo, explica un filósofo. Para acercarnos a esas intuiciones del nuevo documento pontificio Zenit-El Observador entrevista a Rodrigo Guerra López, doctor en Filosofía por la Academia Internacional del Principado de Liechtenstein, miembro de la Academia Pontificia para la Vida, y director del Centro de Investigación Social Avanzada (www.cisav.org). Entre sus libros destacan "Volver a la persona" (Madrid 2002); "Católicos y políticos: una identidad en tensión" (Bogotá 2005) y "Como un gran movimiento" (México 2006). Recientemente ha publicado en coautoría "Vida humana y aborto" (México 2009).

--¿Cómo se ubica la encíclica "Caritas in veritate" en el debate filosófico-social contemporáneo?
--Rodrigo Guerra: La nueva encíclica del Papa no pretende competir con los análisis que desde la teoría social se realizan sobre la situación que guarda el desarrollo en el contexto del mundo globalizado. Sin embargo, "Caritas in veritate" ingresa a la discusión desde su propio estatuto: la Doctrina social de la Iglesia. Esto significa que la sabiduría práctica nacida del encuentro con Cristo permite emitir un juicio sobre las condiciones que posibilitan el desarrollo y sobre las disfunciones que la actual globalización posee.
Ampliando un poco los conceptos, podríamos decir que el Papa Benedicto XVI ofrece una "teoría crítica de la sociedad", es decir, una revisión de algunos de los más importantes supuestos que sostienen la actual configuración del mundo global. Ahora bien, a diferencia de otras "teorías críticas", Benedicto XVI no sitúa el núcleo de la cuestión en la capacidad que el ser humano posee para auto-redimirse y auto-emanciparse.
Al contrario, una dimensión constitutiva del criterio de juicio utilizado por el Papa es una antropología precisa en la que toda la consistencia del "yo" se reconoce como don, como regalo, y por lo tanto, como apertura relacional hacia el Fundamento, es decir, hacia Dios, que sostiene y que libera. De esta manera, Benedicto XVI insistirá en que "el hombre no se desarrolla únicamente con sus propias fuerzas" (n. 11) sino que requiere ser ayudado desde un horizonte mayor al que puede acceder por sí mismo. Horizonte que brinda Cristo, es decir, el Acontecimiento que nos precede.

--¿Qué relación tiene la encíclica "Caritas in veritate" con el resto del Magisterio de Benedicto XVI?
--Rodrigo Guerra: "Caritas in veritate" se encuentra sostenida precisamente en el reconocimiento del cristianismo como "Acontecimiento", y por ello, posee una ligazón estructural con "Deus Caritas est", "Spe salvi" y en general con la ya milenaria tradición eclesial que reconoce la absoluta novedad de la irrupción y permanencia de Cristo en la historia. Así mismo, la nueva encíclica hace continua referencia a la importancia que posee "ensanchar el horizonte de la razón" para que sin reduccionismos podamos abrirnos a la verdad en general y eventualmente a la Verdad encarnada.
De esta manera, "Caritas in veritate" no es un documento secundario en la enseñanza del Papa sino que completa el itinerario inaugurado en el discurso de Ratisbona y que ha continuado en numerosas intervenciones sobre la necesidad de establecer nuevas relaciones entre la razón y la fe. Este itinerario está muy lejos de ser de orden meramente teórico sino que precisamente posee una gran novedad y pertinencia existencial y social debido a que se funda en el carácter "performativo" que el cristianismo posee: el cristianismo es un hecho que afecta la vida y que promueve realmente su desarrollo con dignidad. Por eso, el Papa valientemente señala, en el número cuatro de la encíclica, que "el anuncio de Cristo es el primero y principal factor de desarrollo".

--La encíclica "Caritas in veritate" apuesta por la reorientación de la globalización para que esta sirva realmente al desarrollo de las personas y de los pueblos: ¿es esto realmente posible?
--Rodrigo Guerra: La historia reciente ha demostrado que no es posible pretender construir el orden nacional e internacional a partir de premisas puramente instrumentales en el ámbito del Estado y del mercado. La globalización, tal y como hoy está definida, devora a sus propios creadores.
Por ello, es racional y razonable pensar que la vía para corregir el rumbo de la globalización descansa en la introducción de una lógica diversa a la basada en las leyes de la oferta y la demanda. Esta nueva racionalidad tiene como eje sustantivo la gratuidad, la responsabilidad social, la redistribución equitativa de la riqueza, la capacidad para crear nuevas formas de empresa.
Hoy existen experiencias importantes en materia de comercio justo, microfinanzas, economía solidaria y de comunión que muestran que este camino no sólo es posible sino necesario. La globalización no modificará su perfil sino a través de personas concretas que sean capaces de remodelarla. Para ello se necesita un nuevo pensamiento económico y una nueva capacidad de incidencia local, nacional y global.

--¿La autonomía de la economía no queda en cuestión a la luz del pensamiento de Benedicto XVI?
--Rodrigo Guerra: Justamente, las economías que hoy están fracasando, se resisten a admitir en el seno de su propio ámbito orientaciones de orden moral. Este es un error epistemológico importante: el objeto de la economía posee a la libertad como una dimensión constitutiva de su propia naturaleza. Por ello, una economía auténticamente humana y auténticamente autónoma no puede ser sino esencialmente ética. ¡Es absurdo que una teoría del valor en economía prescinda de la existencia de valores morales!
Los diversos tipos de valor acontecen en la experiencia y pueden ser reconocidos por la razón práctica, que es la razón que particularmente opera en la actividad económica. Por eso, Benedicto XVI, recupera una potente intuición de Juan Pablo II: toda decisión de inversión, de producción o de consumo posee una ineludible dimensión moral. El subordinar o cancelar esta dimensión por una parte atenta contra la dignidad de la persona - que es la principal riqueza de una empresa y de una nación - y, por otra, contra la propia economía en sí misma considerada.

--¿Qué importancia tienen el Estado y la acción política a la luz de la nueva encíclica?
--Rodrigo Guerra: El Papa explícitamente se encuentra preocupado por los temas que configuran al Estado como "Estado social". Además advierte que un adelgazamiento irresponsable de las competencias del Estado puede conducir a que los trabajadores y los sindicatos se vean vulnerados en sus derechos. Este tipo de consideraciones nos muestran que la comprensión católica de la política no se identifica unívocamente con el Estado liberal ni con la mera presencia de ciertas élites cristianas en espacios de poder.
La acción política tiene que recuperar un sentido social que nunca debió de haber perdido. "Sentido social" no sólo significa "políticas sociales" más profundas y solidarias sino llevar en el corazón una decidida opción preferencial por los pobres y excluidos. Por eso, colaborar verdaderamente en la organización y gestión del bien común se mide más en términos de desarrollo que de triunfo electoral, más en términos de servicio a los más débiles que de activismo.

--¿Cuáles son las causas profundas del subdesarrollo según el Papa Benedicto XVI?
--Rodrigo Guerra: El Papa en el número 19 de "Caritas in veritate" dice que las causas del subdesarrollo son fundamentalmente dos: la falta de fraternidad y la falta de pensamiento. Por una parte "la sociedad cada vez más globalizada nos hace más cercanos, pero no más hermanos". Mientras no entendamos que la caridad, el perdón y la reconciliación son método para la acción política y económica no lograremos avanzar como personas y como sociedad. Así mismo, el Papa constata la ausencia de auténticos pensadores capaces de generar un nuevo humanismo social y político. Sin pensamiento riguroso, capaz de volver a las cosas mismas, la acción política y económica se realiza sin sentido, sin dirección, como puro activismo que no trasciende los intereses mezquinos de la búsqueda del poder por el poder.

--El Papa insiste en la necesidad de una nueva autoridad mundial. ¿No es esto algo muy peligroso? ¿No podríamos caer en un nuevo totalitarismo de escala planetaria?
--Rodrigo Guerra: La Iglesia es muy consciente de los riesgos que entraña un nuevo orden político, económico y jurídico para el mundo globalizado. Sin embargo, no es posible darle gobernabilidad a la globalización si no se comienzan a construir las bases para una nueva civilización, para una nueva Res publica mundial, que no debe ser un super-Estado totalitario sino una nueva manera de construir las relaciones internacionales a partir de una "gramática de la acción" - como decía Wojtyla -, es decir, a partir de un nuevo "Derecho de Gentes" de base iuspersonalista.

--¿Quién está llamado a poner en práctica la enseñanza de la encíclica "Caritas in veritate"?
Rodrigo Guerra: "Caritas in veritate" está destinada a todos los católicos y a todos los hombres de buena voluntad. Sin embargo, como toda enseñanza corre un riesgo: el reducir su contenido a indicaciones meramente formales o abstractas. Es fácil eludir la responsabilidad personal e institucional y pensar que la enseñanza del Papa es "mera inspiración" o que está destinada "para otros", pero no para "nosotros".
Por eso, me atrevo a señalar algo que no me deja de sorprender: los obispos latinoamericanos en el documento de "Aparecida" han abordado prácticamente todos los temas nucleares de la encíclica de modo providencialmente anticipado. Ellos, siguiendo al Papa, además han reconocido con gran fuerza que el cristianismo es acontecimiento, escuela de discipulado y experiencia de comunión.
En otras palabras, para que la encíclica pueda activarse antes que un "plan estratégico" lo que necesitamos es recuperar lo esencial del método cristiano. Sólo así, podremos mostrar que la fe genera movimiento, creatividad y compromiso solidario. Sólo así volveremos a exhibir que el "sujeto" de la Doctrina social de la Iglesia existe y porque existe, actúa.

Por Jaime Septién
..........................

El Papa propone más modelos de santidad para el Año del Sacerdocio


VATICANO, 02 Ago. 09 / 08:58 am (ACI)
Durante el Ángelus que presidió este domingo en la residencia estival de Castelgandolfo, el Papa Benedicto XVI invitó nuevamente a los fieles a profundizar en la importancia de los presbíteros, y propuso el ejemplo de santos sacerdotes similares a la figura del gran patrono de este tiempo, San Juan María Vianney.

El Pontífice destacó que "el Año Sacerdotal que estamos celebrando constituye una ocasión preciosa para profundizar en el valor de la misión de los presbíteros en la Iglesia y en el mundo”.

Al respecto, el Santo Padre recordó la figura de San Alfonso María de Ligorio -cuya fiesta se conmemoró el sábado-, a quien describió como "gran maestro de teología moral y modelo de virtudes cristianas y pastorales, siempre solícito a las necesidades religiosas del pueblo".

Al referirse a la celebración, este domingo, de la fiesta del "Gran Perdón de Asís" establecida por el Papa Honorio III a pedido de San Francisco, el Pontífice destacó del santo de Asís su "ardiente amor por la salvación de las almas", " ejemplo que todo sacerdote debe constantemente alimentar". "Apareciéndosele Jesús en su gloria, y a su derecha la Virgen María junto a muchos ángeles le pidió que expresara un deseo, y Francisco imploró un ‘amplio y generoso perdón’ para todos aquellos que ‘arrepentidos y confesados’ visitaran la iglesia de la Porciúncula”.

El Papa se refirió luego al patrono oficial del Año Sacerdotal, San Juan María Vianney, cuya fiesta la Iglesia celebrará el martes 4 de agosto; y adelantó que el Cura de Ars será el protagonista en la Audiencia del próximo miércoles, durante la cual hablará de “este humilde párroco que constituye un modelo sacerdotal para los párrocos y los demás sacerdotes”.

Benedicto XVI se refirió luego a otro santo sacerdote, San Cayetano de Thiene, cuya fiesta se celebra el 7 de agosto, recordando que solía repetir “las almas se purifican con el amor de los hechos, no con el amor sentimental”. Y sobre Santo Domingo de Guzmán, -cuya fiesta la Iglesia celebra el 8 de agosto-, el Pontífice recordó que “se ha escrito que abría la boca o para hablar con Dios en la oración, o para hablar de Dios”.

El Pontífice concluyó la alocución previa al Ángelus recordando la figura del Papa Pablo VI, de quien el día 6 de agosto se cumplirá el 31 aniversario de su muerte ocurrida en Castel Gandolfo. “Su vida, tan profundamente sacerdotal y rica de tanta humanidad, queda para la Iglesia como un don del que hay que dar gracias a Dios”.

“Qué la Virgen María, Madre de la Iglesia, ayude a los sacerdotes a estar totalmente enamorados de Cristo, siguiendo el ejemplo de estos modelos de santidad sacerdotal”, dijo finalmente.

Arzobispo Gómez explica cómo leer "Caritas in veritate"


SAN ANTONIO, 02 Ago. 09 / 04:11 pm (ACI)
El Arzobispo de San Antonio, Mons. José Gómez, alentó a los fieles a leer la encíclica "Caritas in veritate", porque "es no sólo una verdadera fuente de orientaciones para todo católico, sino que constituye un valioso aporte en la construcción de ese edificio que es la doctrina social de la Iglesia".

En su artículo "Una encíclica histórica para la economía global", el Prelado advirtió que para comprender plenamente el texto pontificio este debe ser leído "en el amplio contexto de la doctrina social de la Iglesia", y no como ha sucedido con los medios seculares o con quienes apoyan diferentes teorías económicas, pues algunos han querido encontrar en ella "una reafirmación de sus propias tendencias ideológicas o políticas".

Por ello, destacó del documento cinco puntos que deben ser tomados en cuenta por los cristianos al momento de leerlo, como el hecho de que la doctrina social de la Iglesia no da soluciones técnicas, sino que brinda "un conjunto de propuestas para la organización de la vida pública" y "que emanan de la caridad cristiana y se rigen por la Verdad".

En ese sentido, añadió que el centro de esta doctrina es el ser humano y su auténtico desarrollo que no se limita al progreso material, tal como enseñó Pablo VI en la "Populorum Progressio", que advierte la necesidad de "pensadores de reflexión profunda que busquen un humanismo nuevo" para que el hombre se halle a sí mismo y asuma "los valores superiores del amor, de la amistad, de la oración y de la contemplación".

Asimismo, recordó que la doctrina social de la Iglesia no puede separarse de la defensa del derecho a la vida y el anuncio del Evangelio, pues como dice Benedicto XVI, una sociedad no puede tener bases sólidas si por un lado defiende valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz, y por otro acepta y tolera "las más variadas formas de menosprecio y violación de la vida humana".

"Todos los aspectos propios del mundo contemporáneo, como son la globalización o el acelerado desarrollo de la tecnología, pueden y deben ser analizados y juzgados desde la Fe y la razón, para promover lo que tienen de bueno y prevenir lo que tienen de dañino para el ser humano", añadió.

Como último punto, el Arzobispo de San Antonio recordó a los fieles su derecho y deber "de llevar el Evangelio al ámbito público (…), porque la construcción de un mundo sin Dios lleva necesariamente a la construcción de sistemas que van en contra el ser humano".

Benedicto XVI, señaló, se preocupa por el desarrollo auténtico del ser humano a través de la doctrina social católica, por ello "no sólo dedica dos de los seis capítulos de su nueva encíclica, sino que atraviesa todo el documento".

"Animo de corazón no sólo a los católicos de la Arquidiócesis, sino a todos los cristianos y hombres y mujeres de buena voluntad a leer la encíclica del Papa, para redescubrir la sabiduría bimilenaria de la Iglesia, y la teología profunda e innovadora del Papa Benedicto XVI", finalizó.

domingo, 2 de agosto de 2009

Historia de Santa María de los Ángeles. La Porciúncula


A 5 km de Asís, Italia, en el valle, se encuentra Santa María de los Angeles, hermosa basílica construida sobre LA PORCIUNCULA

La pequeña capilla de la Porciúncula fue donde San Francisco fundó la Orden de los Frailes Menores en el 1209, confiándola a la protección de la Virgen Madre de Cristo, a quien le ha sido dedicada la iglesia.
Recibió de los Benedictinos la capilla para hacerlos centro de su comunidad.

Aquí vivió San Francisco con sus primeros hermanos.

El 28 de marzo de 1211 Clara de Favarone de Offreduccio, recibió aquí el hábito religioso de manos de San Francisco, dando inicio a la Orden de las Damas Pobres (Clarisas).

En el 1216, en una visión, Francisco obtuvo de mismo Jesús la indulgencia conocida como "la indulgencia de al Porciúncula" o "el Perdón de Asís", la cual fue aprobada por el papa Honorio III.

Aquí san Francisco reunía cada año a sus frailes en los capítulos (reuniones generales).
Aquí murió san Francisco.


Entre las reliquias que se encuentran en Santa María de los Angeles:
- el cordón de San Francisco,
-la estatua del santo con las palomas que siempre allí anidan,
-las rosas sin espinas fruto del milagro cuando el santo se tiró sobre ellas para rechazar una tentación,
- la capilla de las lágrimas donde San Francisco rezaba por la Pasión de Cristo y por los pecadores...

Mensaje del Prefecto de la Congregación para el Clero para el mes de Agosto



Jesús dijo: “No he venido para juzgar al mundo, sino para salvarlo” (Jo. 12, 47).


Queridos Presbíteros:

La actual cultura occidental dominante, cada vez más difundida en el mundo a través de los medios globalizados y la movilidad humana – también en los países de otras culturas – presenta nuevos desafíos altamente comprometedores en el campo de la evangelización. Se trata de una cultura profundamente acentuada por un relativismo, que rechaza toda afirmación sobre cualquier verdad absoluta y trascendente y, por eso, destroza también los fundamentos de la moral y se cierra a cualquier religión. De esa manera se pierde la pasión por la verdad, que se reduce a una “pasión inútil”. Por otra parte, Jesús se presenta como la Verdad, el Logos universal, la Razón que ilumina y explica todo cuanto existe. Posteriormente, el subjetivismo individualista, que pone al centro de todo el propio yo, acompaña al relativismo. Finalmente se llega al nihilismo, según el cual nada existe que valga la pena para entregar la propia vida y, en consecuencia, la misma vida no tiene en sí un verdadero sentido. Sin embargo, es necesario reconocer que la actual cultura dominante, posmoderna, conlleva un grande y verdadero progreso científico y tecnológico, que llena de estupor al ser humano, sobre todo, a los jóvenes. Pero el uso de este progreso no tiene siempre, como motivo principal, el bien del hombre y de todos los hombres. Le falta un humanismo integral, que sería el que podría darle su verdadero sentido y finalidad. Podríamos hablar todavía de otros aspectos de esta cultura: consumismo, libertinaje, cultura del espectáculo y del cuerpo. Es patente que todo eso produce un laicismo que no quiere la religión y hace todo lo que puede para debilitarla o, al menos, la deja sólo en el ámbito privado de las personas.

Producto de esta cultura es la descristianización, tal vez demasiado visible, en la mayoría de los países cristianos y, especialmente, en aquellos de Occidente. Ha bajado el número de vocaciones sacerdotales. Disminuido también el número de los presbíteros, sea por falta de vocaciones o por el influjo cultural en el que viven. Todo esto podría conducir a la tentación de un pesimismo descorazonador, que condena al mundo actual y que nos induciría a retirarnos en la trincheras de la resistencia.

Sin embargo Jesús afirma: “No he venido a juzgar al mundo, sino a salvarlo” (Jo. 12, 47). No podemos perder el ánimo ni tener miedo a la sociedad actual o simplemente condenarla. ¡Hay que salvarla! Cada cultura humana – también la actual – puede ser evangelizada. En cada cultura existen las “semina Verbi”, como horizontes de apertura al Evangelio. Con toda seguridad también existen en nuestra actual cultura. Sin duda, también los así llamados “post-cristianos” podrían sentirse tocados y podrían reabrirse si fueran acompañados hacia un verdadero encuentro personal y comunitario con la persona de Jesucristo. En tal encuentro, cada persona humana de buena voluntad puede allegarse a El. El ama a todos y llama a la puerta de todos porque quiere salvar a todos sin excepción. El es la Vida, la Verdad y la Vida. Es el único mediador entre Dios y los hombres.

Queridísimos Presbíteros, nosotros, pastores, hoy somos llamados, con gran urgencia, a realizar la misión, sea “ad gentes”, sea en las regiones de países cristianos en los que tantísimos bautizados se han alejado al no participar en nuestras comunidades o, quizás, han perdido la fe. No podemos tener miedo o quedarnos inmóviles dentro de nuestra casa. El Señor ha dicho a sus discípulos: ¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe? (Mat. 8, 26). “Que no se turbe vuestro corazón. Tened fe en Dios y tened fe en mi” (Jo. 14, 1). “No se enciende una luz para ponerla debajo del celemín sino sobre el candelero para que alumbre a todos los que están en la casa” (Mt. 5,15) “Id a todo el mundo y predicar el Evangelio a toda creatura” (Mt. 16, 15). “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt. 28, 20).

No esparciremos la semilla de la Palabra de Dios sólo desde la ventana de nuestra casa parroquial, sino que iremos al campo abierto de nuestra sociedad, comenzando por los más pobres, llegando a todos los niveles e instituciones de la sociedad. Iremos a visitar a las familias, a todas la personas, iniciando sobre todo por los bautizados alejados. Nuestro pueblo quiere sentir la proximidad de su Iglesia. Lo haremos yendo hacia la sociedad actual, con gozo y entusiasmo, seguros de la presencia del Señor en medio de nosotros y convencidos de que será El quien llamará a las puertas de los corazones de aquellos a quienes hablaremos de El.

Cardenal Cláudio Hummes
Arzobispo Emérito di San Pablo
Prefecto de la Congregación para el Clero