viernes, 31 de enero de 2014

MENSAJE DE LA CONFERENCIA DEL EPISCOPADO MEXICANO EN OCASIÓN DE LA FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR Y LA JORNADA DE LA VIDA CONSAGRADA


México, D.F., 31 de enero de 2014

Hermanas y hermanos:

El Evangelio narra que, cuarenta días después del nacimiento de Jesús, María y José, cumpliendo lo prescrito en la Ley dada a Moisés, van al Templo de Jerusalén para ofrecer al Niño a Dios y para que la Virgen Madre cumpla con el rito de purificación (cfr. Lc 2,22-40). Esto es lo que la Iglesia celebra el 2 de febrero en la fiesta de la Presentación del Señor, llamada también fiesta de la Candelaria.

Al ver a Jesús, dos personas piadosas, Simeón y Ana, iluminados por el Espíritu Santo, lo reconocen como el Mesías esperado. Agradecido con Dios, Simeón lo proclama “luz para iluminar a las naciones” (cfr. Lc 2, 32). “Nuestra vida –ha dicho el Papa Francisco– es un camino, iluminados por luces que nos permiten entrever el sendero, hasta encontrar la plenitud de la verdad y del amor, que nosotros cristianos reconocemos en Jesús, Luz del mundo” (Homilía en la Epifanía del Señor, 6 de enero de 2014). 

Jesús es la Luz que nos permite mirar la realidad; nos hace descubrir “cuánto ama Dios este mundo y cómo lo orienta hacía sí”, lo que nos lleva a “vivir con mayor intensidad el camino sobre la tierra” (Lumen Fidei, n. 17). Él disipa las tinieblas del pecado, la mentira, la injusticia, la corrupción, la violencia y la muerte. Él hace la vida plena; nos muestra el camino de un desarrollo integral del que nadie quede excluido y nos conduce a la eternidad.

Por eso, san Gregorio Niceno afirma: “después que Jesucristo destruyó el pecado y nos reconcilió con su Padre, se llevó a cabo la traslación de los santos a la región de la paz” (Catena Aurea, 9229). Él nos da esa “sagacidad espiritual” que, como explica el Santo Padre, nos permite reconocer los peligros y evitarlos, “y defendernos de la oscuridad que pretende cubrir nuestra vida” (Homilía en la Epifanía del Señor, 6 de enero de 2014).

“Quien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida –comenta–, ¿cómo puede contener el deseo de comunicarlo a otros?” (Evangelii Gaidium, 9). Por eso, Simeón y Ana hablan a todos de Jesús. Como ellos, muchos lo hacen. Entre ellos los que han sido llamados a la vida consagrada, cuya Jornada celebramos en la fiesta de la Presentación del Señor.

La Conferencia del Episcopado Mexicano, agradeciendo a Dios el gran don de la vida consagrada, felicita a todos los que han abrazado este estado de vida. Y reconociendo con gratitud su testimonio y su entrega invaluable al servicio de la Iglesia y del mundo, pide al Señor que, por intercesión de Santa María de Guadalupe, les bendiga y les haga crecer en todo, “hasta alcanzar la plenitud de Cristo” (Ef 4,13).

Al tiempo de invitar a todos a valorar este gran regalo, imploramos a Dios que sean muchos los llamados a seguir a Jesús, pobre, casto y obediente, dando así testimonio de que Él es el Salvador, “la luz que alumbra a las naciones”, capaz de responder a las más profundas aspiraciones del corazón humano.

Por los Obispos de México

+José Francisco Cardenal Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara
Presidente de la CEM 

 +Eugenio Lira Rugarcía
 Obispo Auxiliar de Puebla
 Secretario General de la CEM

martes, 28 de enero de 2014

El Papa Francisco, el primer Papa en ser portada en la revista Rolling Stone. Con información de varias agencias.

Portada de la revista Rolling Stone.
Febrero de 2014
El papa Francisco es la nueva portada de la edición más reciente de la revista Rolling Stone en su versión estadounidense.

"The Times They Are A-Changin'" es el tema de Bob Dylan con el que la revista decidió titular un extenso reportaje sobre el papa Francisco.

Es el primer papa en la historia en aparecer en la portada de la revista Rolling Stone.

“El papa Francisco está haciendo un quiebre notable de la tradición del Vaticano enfrentando los temas políticos y teniendo una actitud más inclusiva hacia los derechos humanos…” al inicio de su reportaje Mark Binelli.

La portada con la foto de Francisco se hizo pública hoy en el sitio de la revista, pero la edición impresa estará disponible hasta el próximo 13 de febrero.

Esta es la primera vez que la imagen del Papa Francisco es acompañada de una canción de rock en las miles de portadas que se han publicado desde que fue elegido como Vicario de Cristo.

domingo, 26 de enero de 2014

Condolencias a la Orden del Santísimo Redentor y Santa Brígida (Brigidinas). Comunidad de Puebla.


Semblanza de José Emilio Pacheco

Nació el 30 de Junio de 1939 en la Ciudad de México.

Poeta, narrador, ensayista y traductor mexicano, cuya cultura literaria y sensibilidad poética lo convirtieron en uno de los miembros más destacados de la llamada Generación del Medio Siglo.

Estudió derecho y letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y allí comenzó a colaborar con la revista Medio Siglo. Más tarde formó parte de la dirección del suplemento Ramas Nuevas de la revista Estaciones, junto a otro reconocido autor mexicano, Carlos Monsiváis, y de la redacción de la Revista de la UNAM. Fue asimismo jefe de redacción del suplemento México en la Cultura, en colaboración con Fernando Benítez.

Profesor en varias universidades de México, Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, se dedicó también a la investigación en el Departamento de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); como resultado de esta labor de investigación y reconstrucción de la vida cultural mexicana de los siglos XIX y XX, publicó numerosas ediciones y antologías. Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, alemán y ruso.

La poesía de Pacheco se caracteriza por una depuración extrema. Sus versos carecen de ornamentos inútiles y están escritos con un lenguaje cotidiano que los hace engañosamente sencillos. La conciencia de lo efímero es uno de sus temas centrales, pero su poesía es a menudo irónica, llena de notas de humor negro y parodia, y muestra una continua experimentación en el plano formal. Para Pacheco, el poeta es el crítico de su tiempo y un metafísico preocupado por el sentido de la historia. Cree en el carácter popular de la escritura, que carece de autor específico y pertenece a todos.

Su producción poética alterna así lo trascendente y lo inmediato, siempre con un estilo muy personal. Ello se aprecia en Los elementos de la noche (1963), El reposo del fuego (1966), No me preguntes cómo pasa el tiempo (1964) y Los trabajos del mar (1983). Respecto a sus traducciones, que incluyen poemas de diversas lenguas, el autor prefirió llamarlas "aproximaciones", por estar convencido de la intraducibilidad del género.

En el terreno de la narrativa corta, escribió libros como El principio del placer (1972), donde demostró su dominio del relato breve e hiperbreve. Sus dos novelas son ejemplo de sabiduría narrativa: la primera, Morirás lejos (1967), es un audaz experimento que juega con diversos planos narrativos; la segunda, Las batallas en el desierto (1981), es una evocadora y agridulce historia de amor imposible, llena de nostalgia.

En el cine se le recordará por haber participado en los guiones (librotes) de las películas El castillo de la pureza (1972), Los cachorros (1973), El lugar sin límites (1977), El santo oficio (1973).

Sus artículos y ensayos son numerosos y casi todos versan sobre literatura, aunque también abordan asuntos políticos y sociales. Entre los galardones que han distinguido su obra se cuentan los premios Magda Donato (1967), Xavier Villaurrutia (1973), Nacional de Lingüística y Literatura de México (1992), Octavio Paz (2003), Pablo Neruda (2004), García Lorca (2005), Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y Cervantes (recibidos ambos en 2009).

Fallece el Maestro José Emilio Pacheco. Oremos por su eterno descanso.

En Hombre Nuevo y Fenómenos del Espíritu
lamentamos el fallecimiento del Maestro
José Emilio Pacheco.
Oramos por su eterno descanso.

jueves, 23 de enero de 2014

Un empleado del Registro Civil Argentino le cambió el nombre al Papa Francisco

Sucedió en una dependencia del Registro Civil de San Juan, un empleado le agregó “Papa” a Jorge Bergoglio.

Papa Francisco
Hoy se dio una situación insólita cuando un empleado de una dependencia del Registro Civil de Argentina ingresó en la base de datos nacionales y le agrego a Jorge Bergoglio la palabra Papa.

Laura Romarión, directora del organismo, anunció que ya se le inició al trabajador un sumario administrativo.

El cambio de identidad fue advertido por autoridades nacionales y se dio inicio a una investigación que culminó en San Juan cuando se descubrió al empleado que hizo el cambio.

miércoles, 22 de enero de 2014

SOLUCIÓN INTEGRAL E INCLUYENTE AL DRAMA DE LA VIOLENCIA. Mensaje de los Obispos de México.


Hoy, 21 de enero de 2014, en la Sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano, ha tenido lugar la VII Reunión del Consejo Permanente, integrado por el Consejo de Presidencia y los Obispos que representan a las 18 provincias eclesiásticas de la República Mexicana: Acapulco, Baja California, Bajío, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guadalajara, Hermosillo, Hidalgo, México, Monterrey, Morelia, Oaxaca, Puebla, San Luís Potosí, Tlalnepantla, Xalapa y Yucatán.

Luego de encomendarnos a Dios mediante el rezo de la Hora de Tercia, hemos reflexionado acerca de los retos y oportunidades que enfrentamos los mexicanos, tratando de encontrar la forma específica en que la Iglesia católica puede contribuir al desarrollo integral de las personas y al auténtico progreso de nuestra patria.

Hemos hecho nuestro el dolor que experimentan quienes son víctimas de la violencia, en distintas zonas de nuestro país, particularmente en Michoacán. También hemos reconocido la cercanía y solidaridad de los obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de aquella región con quienes sufren, así como los grandes y valientes esfuerzos que están haciendo para contribuir a la pacificación del lugar. 

Los Obispos de México hacemos nuestro lo expresado por Mons. Miguel Patiño Velázquez, Obispo de Apatzingán, quien en su Carta Pastoral del pasado 15 de enero, con honestidad y valentía, ha señalando que “la gente espera una acción más eficaz del Estado en contra de los que están provocando este caos”, y ha pedido “a los políticos, al gobierno y al Secretario de Gobernación” que “den a los pueblos de nuestra región signos claros de que en realidad quieren parar a la máquina que asesina”.

Urgimos a las autoridades a un trabajo coordinado que resuelva de manera integral e incluyente el drama de la violencia que aqueja a tantas personas y familias, a fin de que los ciudadanos puedan vivir en paz, como es su derecho.

Por nuestra parte, reiteramos el compromiso y la disposición de la Iglesia católica a seguir colaborando en la atención pastoral de las víctimas de la violencia y en la reconstrucción del tejido social, favoreciendo una cultura del respeto al estado de derecho y de la paz.

Pedimos a Dios nuestro Señor que por intercesión de Santa María de Guadalupe bendiga a todos.

+José Francisco, Cardenal Robles Ortega 
Arzobispo de Guadalajara
Presidente de la CEM


 +Eugenio Lira Rugarcía
 Obispo Auxiliar de Puebla
 Secretario General de la CEM

Los Obispos representantes de las provincias eclesiásticas de:

Acapulco, Baja California, Bajío, Chiapas, Chihuahua,
Durango, Guadalajara, Hermosillo, Hidalgo, México,
Monterrey, Morelia, Oaxaca, Puebla, San Luís Potosí,
Tlalnepantla, Xalapa, Yucatán

martes, 21 de enero de 2014

domingo, 19 de enero de 2014

Fallece obispo más anciano de México, Mons. José de Jesús García Ayala, Obispo Emérito de Campeche.

Mons. José de Jesús García Ayala, fue el noveno obispo de Campeche, quien gobernó pastoralmente la Diócesis desde el año de 1967, a la muerte de Mons. Alberto Mendoza y Bedolla, hasta el año de 1982, en que el Papa Juan Pablo II le aceptó su renuncia por motivos de salud

Fue considerado el obispo más anciano de México y de América Latina y el sexto más longevo del mundo. Sólo cinco de los 5,121 obispos católicos del mundo , son mayores que él.

Don José de Jesús García Ayala nació el 30 de mayo de 1910 (aunque registrado como si hubiese nacido el 7 de junio) en un ranchito llamado El Guayabo, en el municipio de Ayotlán, frente al río Lerma; cinco kilómetros antes de La Ribera de Guadalupe, que en esos años no existía, pues el poblado surgiría hacia 1919, cuando el hacendado del lugar comenzó a vender lotes y se construyó la capilla.

Su padre, Luis García Chávez, era de La Concepción, y su madre, Matilde Ayala, de Yurécuaro. Tuvo seis hermanos: José, Luis, Francisco, Francisca, María Trinidad y María Guadalupe; ésta última dedicó su vida a atender al hermano sacerdote y luego también al hermano Obispo en Campeche.

Ingresó al Seminario de Zamora el 1º de enero de 1923. 14 años más tarde, el 9 de Mayo de 1937, fue ordenado sacerdote en Zamora, celebrando su primera Misa solemne el 19 de Mayo siguiente en Tingambato, su primer destino. Estuvo en Paracho, donde construyó el templo, y en Los Reyes; fue, además, director espiritual en el seminario de Zamora.

Después de 26 años de fecundo ministerio sacerdotal, el Papa Pablo VI lo nombró Obispo Auxiliar y Administrador Apostólico de la Diócesis de Campeche, siendo consagrado el 2 de agosto de 1963, por lo que se ajusta el 47º aniversario de su consagración episcopal; ningún obispo mexicano tiene más de esos años en el episcopado.

Al morir Mons. Alberto Mendoza y Bedolla, VIII Obispo de Campeche (26 de noviembre de 1939 – 28 de febrero de 1967), don Jesús García Ayala fue nombrado IX obispo de la Diócesis de Campeche, el 27 de abril de 1967, tomando posesión de la Diócesis el 10 de mayo del mismo año.

Tocó a Mons. Jesús García Ayala la difícil tarea que significó el Concilio Vaticano II en su etapa de transición, que, en algunos lugares, implicó un rompimiento entre los católicos; por lo cual, es de suponerse que la labor apostólica de esta etapa fue muy áspera. En medio de las vicisitudes propias del momento, correspondió a Mons. García Ayala sentar las bases de una Iglesia diocesana de rostro nuevo y de nuevo corazón. Una joven y núbil Iglesia de Campeche que, a decir de algunos, nació simultáneamente con los cambios conciliares, por lo cual éstos últimos encontraron en aquélla un terreno propicio.

«La Iglesia comenzó a nacer de sus rescoldos en el alma de los campechanos atraídos y convocados por los nuevos movimientos apostólicos». Pronto se empezó a provocar en la diócesis esa «renovación de pensamiento, actividad, costumbres y fuerza moral, y alegría y esperanza que fue la esencia misma del Concilio». La Palabra de Dios comenzó a conocerse y difundirse, tal como lo pedía la Constitución Dei Verbum, entre un pueblo que tenía verdadera hambre y sed de Dios.

Durante el fecundo ministerio episcopal de Don Jesús García Ayala se estimuló la participación en la misión de la Iglesia en todos los niveles: niños, adolescentes, jóvenes, adultos hombres y mujeres, ya que una de sus intenciones era dejar atrás los tiempos en que únicamente las mujeres iban a la Iglesia y aquellos otros tiempos en lo que un amplio sector de los fieles católicos campechanos carecían de atención espiritual.

Es preciso reconocer que algunas decisiones, logradas después de mucha polémica e inconformidad, tanto del clero como de los fieles, marcaron el arranque de un caminar con paso más seguro: Las pláticas pre-matrimoniales y pre-bautismales, la supresión de las Primeras Comuniones individuales, la creación del fondo común sacerdotal, etc. Gracias al empuje decidido de Mons. Jesús García Ayala, clero y fieles se volvieron más realistas, más evangelizadores, más generosos.

En el año de 1975 reabrió el Seminario Menor a nivel secundaria. En un primer momento, los 16 alumnos se hospedaron en el edificio contiguo a la Catedral de Campeche. El cuadro de formadores era el siguiente: P. José Manuel Casanova Medina (Rector), P. Sergio Hernández Méndez (Director Espiritual), P. Próspero Huchín Sánchez (Promotor Vocacional). Estos 16 alumnos con los que se inició este Seminario Menor asistían a clases al Instituto Mendoza, atendido por los Hermanos Maristas; de esos 16 alumnos, únicamente se ordenaron el P. Jaime Martínez Corona, hoy párroco de Ntra. Sra. de Fátima, en ciudad del Carmen, Cam., y el P. Enrique Jiménez Rivero, hoy párroco del Sagrado Corazón de Jesús en la Colonia Tomás Aznar de esta ciudad de san Francisco de Campeche.

En el año de 1981, 19 años después de llegar a la Diócesis de Campeche, y contando con 72 años de edad, Mons. José de Jesús García Ayala, por motivos de salud, presenta su renuncia como Obispo de Campeche, la cual le fue aceptada por el Papa Juan Pablo II el 9 de Febrero de 1982, nombrando a Mons. Héctor González Martínez, como X Obispo de Campeche, quien tomó posesión de la Diócesis el 24 de marzo de 1982.

jueves, 16 de enero de 2014

Robo Sacrílego en nuestra Ciudad de Oaxaca. Texto de Mons. José Luis Chávez Botello Arzobispo de Antequera-Oaxaca


Enero 12 de 2014.

Con gran dolor y tristeza nos enteramos anoche del robo sacrílego perpetrado el día de ayer en el templo de San José en nuestra ciudad de Oaxaca; era el primer día del Jubileo Circular de las Cuarenta Horas.

Eran las 2.45 de la tarde cuando un hombre aproximadamente de 50 años de edad entró al templo, se dirigió al altar mayor, tomó la custodia en la que estaba expuesto el Santísimo Sacramento y la metió en una bolsa negra; una mujer de inmediato le llamó la atención pero el hombre sacó una pistola revólver y apuntándole le dijo: "cállate y quédate quieta, no vengo solo"; se dirigió rápidamente hacia la puerta principal del templo sin dejar de apuntar con la pistola a la mujer y se fue.

De inmediato se dio aviso al Apoderado Legal y éste a las autoridades correspondientes, se inició la denuncia y las investigaciones con el apoyo de las diferentes corporaciones policiacas y la revisión de cámaras instaladas en las diferentes partes de la ciudad. Se hizo la averiguación previa y se cuenta con el retrato hablado de la persona.

Para los católicos no se trata solo de un robo entre tantos, se trata de un grave sacrilegio por tratarse de lo más grande para nosotros: la presencia viva de Jesucristo Sacramentado en la Hostia Consagrada. Ante este hecho reprochable que nos ofende gravemente no podemos quedar indiferentes, por esto mi exhortación urgente a todos los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos: 

1- Preparar y organizar bien una Hora Santa de desagravio, como momento fuerte de oración, en todas las capillas y templos de nuestra Diócesis en un día de la semana; en los templos y capillas de nuestra ciudad de Oaxaca promuévase este acto de desagravio ante Jesús Sacramentado durante todos los días de la semana a partir de mañana lunes, de preferencia inmediatamente antes o después de la celebración de la Eucaristía por la tarde; yo mismo participaré en esa Hora y presidiré la Eucaristía el martes y viernes en el templo de San José. Pido a los diferentes Movimientos y Asociaciones animar en sus templos y con su párroco este acto; a las casas religiosas y monasterios unirse desde sus comunidades a esta intención. Reflexionemos todos como Iglesia y pidamos perdón al Señor.

2- En los Jubileos y templos donde se tiene adoración perpetua o la exposición de Jesús Sacramentado por varias horas, organícese siempre la adoración asegurando que, en las horas menos visitadas, al menos seis personas acompañen al Señor para no exponernos a este tipo de atropellos.

3- Tomar precauciones y mejorar la vigilancia de nuestros templos implementando las medidas pertinentes incluyendo vasos y objetos sagrados, imágenes y alcancías para evitar sean sustraídas. Son patrimonio de la comunidad cristiana, a través de ellos nuestros abuelos nos transmitieron y fortalecieron la fe; muchos son también patrimonio artístico; seamos buenos custodios para pasarlos a la siguiente generación.

4- Tener siempre a la mano los números de teléfono del Apoderado Legal, Procuraduría de Justicia, Secretaría de Seguridad Pública y Policía Municipal.

5- Organizar una red estable de aviso y apoyo para casos de emergencia como este apoyándose en los Medios de Comunicación y en las redes sociales.

6- Difundir la información en los tableros de los templos, el retrato hablado de esta persona para que pronto se haga posible su ubicación y recuperar principalmente la Hostia Consagrada y la custodia.

Participemos de manera activa para erradicar toda clase de delitos en nuestras comunidades. Mi llamado a quien cometió este grave delito, si familiares o vecinos llegan a identificarlo es importante exhortarle a que entregue la Hostia Consagrada y la custodia a través de otra persona u otro medio; en todo caso dar aviso a las autoridades. Cambiemos de actitud, limpiemos nuestra sociedad y protejamos la vida, nuestros valores y lo más sagrado que tenemos.

Que María Santísima, que sufrió los agravios y atropellos a su Hijo, nos acompañe y proteja en este camino de fe.

Con mi saludo y bendición para todos.

CARTA PASTORAL del Obispo Miguel Patiño Velázquez, al pueblo de Dios que peregrina en la diócesis de Apatzingán y demás personas de buena voluntad

Para bajar el documento original en formato PDF, da clic en la imagen

“Aunque camine por valle de tinieblas,
ningún mal temeré, porque Tú vas conmigo;
tu vara y tu cayado me dan seguridad” (Salmo 23,4). 

Estimados hermanos y hermanas:

Los hechos recientes, de este nuevo año 2014, han llenado de indignación a nuestro pueblo al cerciorarse de que ni los políticos ni el gobierno dan muestras de querer solucionar el problema de Tierra Caliente. En lugar de buscar a los criminales que dañan a la comunidad, el ejército mexicano, por órdenes superiores, fue a desarmar a las autodefensas de Nueva Italia y Antúnez agrediendo a la gente indefensa con el resultado de tres hombres muertos. La situación se les salió de control y al verse rodeados por la población comenzaron a disparar, primero al aire y después a las personas.

Las palabras distan mucho de los hechos. Apatzingán está desde el viernes pasado hundida en el miedo y la zozobra. La quema de carros, negocios y hasta la presidencia municipal por parte del crimen organizado, que actuaron impunemente, mientras dos batallones de soldados estaban acuartelados. En la autopista Apatzingán – Nueva Italia, los enviados del crimen organizado quemaron autobuses, tráileres y camiones de carga sin que los federales ni los militares lo impidieran 

El crimen organizado sigue obligando a la gente a asistir a sus manifestaciones, sus líderes están plenamente identificados y no hay autoridad que los pare.

Como resultado del Acuerdo para el apoyo de la Federación a la seguridad de Michoacán, firmado el pasado lunes, el día de ayer llegaron a Apatzingán cientos de militares y federales con todo un despliegue de fuerzas para integrar la policía militar. Hoy, en su presencia, el crimen organizado quemó una farmacia en pleno centro de la ciudad, alrededor de las 7:30 de la mañana. 

El pueblo está exigiendo al gobierno que primero agarren y desarmen al crimen organizado. El ejército y el gobierno han caído en el descrédito porque en lugar de perseguir a los criminales han agredido a las personas que se defienden de ellos. ¿No han comprendido que nos encontramos en un “Estado de necesidad”?

Dietrich Bonhoeffer, líder religioso alemán que murió durante el Nazismo, escribía a su novia desde la prisión diciéndole: “Se precisa un concilio de todas las Iglesias… ¿Para qué? Nosotros somos conscientes de que alguien debe consolar a las víctimas, pero también alguien debe frenar a la máquina que asesina” (Cartas de amor desde la prisión).

Les pedimos a los políticos, al gobierno y al Secretario de Gobernación que den a los pueblos de nuestra región signos claros de que en realidad quieren parar a la “máquina que asesina”. La gente espera una acción más eficaz del Estado en contra de los que están provocando este caos.

Deseamos que la venida del Sr. Gobernador Fausto Vallejo Figueroa a esta ciudad de Apatzingán manifieste que sí hay voluntad política de buscar la paz anhelada.

Al pueblo de Dios que peregrina en nuestra diócesis los exhortamos a no perder la esperanza, Dios está con nosotros y no nos deja solos en los momentos de peligro. Sigamos orando más fervientemente por la paz, con la confianza de que María, Reina de la Paz intercede por nosotros.

Con mi profundo cariño y oraciones por el pueblo de Dios que camina en Tierra Caliente, tan castigado por el flagelo de la violencia absurda y fratricida.

“¡La bondad y el amor me escoltan todos los días de mi vida!
Y habitaré en la casa del Señor a lo largo de mis días” (Salmo 23,6).

+Miguel Patiño Velázquez, msf.
Obispo de Apatzingán.

Apatzingán, Mich., 15 de Enero de 2014

Aviso de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca



Presentamos el retrato hablado del hombre que hurtó la custodia con el Santísimo Sacramento, en el Templo de San José de Gracia. pedimos su difusión y por instrucciones del Arzobispo se ponga una copia en lugares visibles de los templos, parroquias, capillas, capellanias y santuarios de nuestra Arquidiócesis.